El Capitolio de Roma enmarcó el 22º Congreso de la FIFA en 1934, en el que el Presidente Jules Rimet dio la bienvenida a los delegados de 27 países. La segunda Copa Mundial de la FIFA se disputaría en breve y recientemente se habían adoptado medidas que repercutirían en el futuro de la FIFA.

En 1932, el Congreso había decidido mudar la sede de la Federación Internacional de Ámsterdam a Zúrich y mantener una secretaría general permanente en Suiza. Ivo Schricker fue el primer Secretario General remunerado de la FIFA. En su informe de finanzas al Congreso de 1934, Schricker describe la búsqueda de oficinas adecuadas en Zúrich e informa sobre los gastos efectuados: