Después de que el fútbol se hubiera convertido en deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de 1900 y 1904, el primer Torneo Olímpico de Fútbol se celebró en Londres en 1908, bajo la égida de The FA (la Football Association, o Federación Inglesa de Fútbol) y la FIFA.

El equilibrio de poder que existía en aquella época entre las dos organizaciones queda patente en el Reglamento de la Competición: "La competición se encontrará bajo el control y la gestión del Consejo de The Football Association (Inglaterra)... [y] se disputará de acuerdo con las Reglas del Juego que promulgó The Football Assocation (Inglaterra) y aceptó la Fédération Internationale de Football Association".

El Congreso celebrado en Viena en 1908 estuvo dominado por cuestiones políticas. Mientras que la FIFA admitía sin oposición a Noruega y Finlandia, las solicitudes de admisión que cursaron Escocia e Irlanda del Norte provocaron un acalorado debate.

Pero muy poco después, las cuatro federaciones británicas entraron a formar parte de la FIFA. Escocia y Gales fueron admitidas en 1910, e Irlanda del Norte doce meses después.

Hace cien años, el Congreso decidió establecer partidos internacionales "A". Para la temporada 1908-09 se organizaron 23 encuentros entre selecciones absolutas. Hungría y Alemania fueron los combinados nacionales que disputaron más partidos (7 cada uno), mientras que Finlandia y Noruega entablaron solamente uno. Estas cifras contrastan vivamente con las estadísticas actuales. Así, por poner un ejemplo, en 2007 se jugaron 932 partidos internacionales "A" masculinos y 446 femeninos. Arabia Saudí destacó como el equipo más activo, con 22 encuentros disputados.

Otra de las decisiones destacadas de este Congreso fue votar que un jugador no podría jugar para dos federaciones nacionales en la misma temporada sin el consentimiento mutuo de las federaciones en cuestión.