La FIFA cuenta con un programa mundial de licencias que da la oportunidad de fabricar productos oficiales a un amplio abanico de licenciatarios. Sin embargo, existen compañías que pretenden producir artículos que exhiban las marcas oficiales de la FIFA sin adquirir la licencia correspondiente. Estos artículos constituyen productos falsificados, que generalmente se reconocen porque no tienen las características típicas de los productos oficiales: etiquetas, sellos oficiales, uso correcto de las marcas de la FIFA, sello de garantía, etc.

En el caso de la FIFA, los productos falsificados pueden incluir balones, gorras, prendas de vestir, juguetes, zapatos y otros accesorios tales como distintivos, llaveros y réplicas del trofeo, entre otros.

Con relación a la Copa Mundial de la FIFA 2018™, la FIFA aprovecha el conocimiento, la experiencia y la infraestructura existente y aúna esfuerzos con las autoridades en la lucha contra los productos falsificados. Una vez se informa a la FIFA de la producción, importación o venta de productos con reproducciones no autorizadas de las marcas oficiales, la FIFA debe actuar, incluso llegar a tomar las medidas legales a su alcance, para frenar estas actividades.

Vale la pena resaltar que los productos oficiales licenciados garantizan los estándares de calidad, prácticas comerciales y condiciones laborales éticas, con lo cual se evitan prácticas como la utilización de mano de obra infantil. Este tipo de garantías también se extiende a los materiales utilizados en el proceso de fabricación, algo que no sucede con los productos falsificados que no están sujetos a estos controles y, por lo tanto, pueden poner en riesgo la salud de los usuarios.