El enfoque de la FIFA en el campo de la protección de marcas se fundamenta en la educación y la orientación más que en amenazas legales y sanciones.  La FIFA prefiere recurrir al contacto personal directo para poner fin a contravenciones de este tipo mediante el diálogo con los implicados, explicando dónde reside el problema y buscando la cooperación para resolver estas situaciones.

En casos más serios donde sea evidente la intención de sacar provecho del prestigio del evento y de la emoción en torno a él, la FIFA puede recurrir a procedimientos legales que frenen estas violaciones y exigir una indemnización económica por los daños sufridos. No obstante, la FIFA no recurrirá a acciones legales de este tipo sin un análisis más profundo de la intención, la escala y el impacto comercial del caso concreto.

Juego limpio

La FIFA, en su calidad de organizador del evento, posee todos los derechos comerciales de la Copa Mundial de la FIFA™, su activo comercial más importante. No obstante, la FIFA reconoce que el fútbol genera pasión en todo el mundo y de ninguna manera se opone a los negocios derivados de la próspera economía en torno al Mundial que hacen referencia general al fútbol. La FIFA incluso invita a los dueños de tiendas a unirse a la celebración decorando ventanas y fachadas con términos y objetos que hagan alusión general al fútbol. La FIFA anima a todas las personas que deseen aprovechar las oportunidades comerciales legítimas que se derivan del Mundial. Lo único que pide la FIFA es que las actividades comerciales que se nutren del gran número de espectadores sean respetuosas con la FIFA y sus afiliados comerciales.