Tras la decisión histórica de la FIFA de permitir que se usen sistemas de detección de goles, los dos primeros proveedores, GoalRef y Hawk-Eye, firmaron el 22 de octubre de 2012 los acuerdos de licencia. El proceso que arrancó en 2011 entra así en una nueva fase: las dos empresas disponen ahora de la autorización oficial para instalar sus respectivos sistemas en todo el mundo.

Entre octubre de 2011 y junio de 2012, ambas empresas superaron una serie de pruebas exhaustivas en el laboratorio, en el terreno de juego y en recreaciones de situaciones de partido, así como ensayos en partidos reales (más información en el enlace Pruebas y Estudios).

Para convertirse en licenciatarios de la FIFA, las dos empresas también tuvieron que cumplir con una serie de requisitos como las normas deontológicas de la WFSGI (la Federación Mundial de Industrias de Artículos Deportivos) y la norma ISO 9001, que certifica su competencia empresarial. Asimismo, estos fabricantes tuvieron que contratar un seguro de responsabilidad para sus sistemas.

Tras la instalación del sistema en el estadio, se vuelve a someter a una última inspección para comprobar su correcto funcionamiento. Esta última comprobación corre a cargo de un instituto independiente de análisis, que debe certificar que el dispositivo ha superado “la prueba final de instalación”.

Únicamente se podrán utilizar en partidos oficiales aquellos sistemas certificados tras la instalación. En estos casos, el dispositivo recibe el distintivo FIFA QUALITY PRO.

Para más información sobre el Programa de Calidad de la FIFA para sistemas de detección de gol, los dispositivos instalados y certificados, vídeos explicativos y la descripción de los trámites para conseguir la licencia, pueden visitar el enlace de la columna de la derecha sobre Programa de Calidad.