El presidente interino de la FIFA, Issa Hayatou, se sometió ayer con éxito a un trasplante de riñón. Ahora deberá reposar durante varios días.

Era de conocimiento público que Issa Hayatou sufría desde hacía unos años de una insuficiencia renal. Esta dolencia no le ha impedido en ningún momento asumir plenamente y sin interrupciones sus funciones en el seno de las instancias del fútbol mundial y africano. Seguirá cumpliendo tal y como estaba previsto su mandato actual como presidente interino de la FIFA.

“Me alegran las buenas noticias que hemos recibido del personal médico. En nombre de la FIFA y en el mío propio, le deseo a nuestro presidente interino una pronta recuperación. Durante los próximos días, me mantendré en contacto con él y espero que podamos volver a contar con su presencia muy pronto”, ha declarado el secretario general interino de la FIFA, Markus Kattner.