El nuevo Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, vivió su primer día de mandato bajo la lluvia, con las botas de fútbol húmedas y muchas celebraciones de gol. Algunos de los futbolistas más famosos del mundo se dieron cita en Zúrich para inaugurar un nuevo capítulo de la historia de la FIFA compitiendo en un torneo de fútbol siete en la sede de la FIFA.

“El fútbol ha vuelto a la FIFA, y la FIFA ha vuelto al fútbol”, declaró el Presidente Infantino sobre el terreno de juego, vestido con la ropa de futbolista, en su alocución a los espectadores que, paraguas en ristre y calados hasta los huesos, pero inmunes al desaliento, se congregaron en las gradas. "A partir de hoy, me gustaría que, cuando hablemos de la FIFA, hablemos de fútbol. Por eso mismo he organizado hoy estos partidos", afirmó el Presidente.  

En los cuatro equipos participantes figuraban numerosos talentos del fútbol femenino y masculino de todo el mundo, como Fabio Cannavaro, Deco, Luis Figo, Fernando Hierro, Melanie Leupolz, Paolo Maldini, Geremi Njitap, Clarence Seedorf, Julia Simic, Kelly Smith y David Suazo.

Los cuatro equipos jugaron bajo la atenta mirada del hombre que asumió la labor de entrenador para la ocasión, Fabio Capello. Entre los varios campeones de la Copa Mundial de la FIFA™, ganadores del FIFA Ballon d’Or y estrellas del fútbol femenino presentes se encontraban empleados de la FIFA mucho menos famosos, pero deseosos de medirse con los mejores del deporte rey.El Presidente, que jugó con el dorsal número 9 y capitaneó un equipo que incluía a Luis Figo y Julia Simic, no se amilanó ante el poderío defensivo de jugadores como Gianluca Zambrotta, Michel Salgado o Maldini. 

"El fútbol ha vuelto a la FIFA, y la FIFA ha vuelto al fútbol".

Gianni Infantino, Presidente de la FIFA

“Se trata de un acto simbólico”, explicó Carles Puyol, ganador de la Copa Mundial de la FIFA 2010, sobre el fútbol que se desarrollaba en el campo grande, situado junto al edificio principal en el que más de 400 empleados de 45 países trabajan cada día en la administración del fútbol mundial. “Como hablamos del organismo rector del fútbol, es muy positivo que los jugadores desempeñen un papel activo en él”, puntualizó Puyol.

“Ahora hay mucho que hacer”, declaró a FIFA.com Deco, exinternacional de Portugal, junto al terreno de juego, durante un descanso. “Creo que habrá una nueva orientación y un cambio de ideología y de filosofía muy importante con este nuevo presidente. Creo que la FIFA tiene un cometido muy sólido en teoría, pero hacerlo realidad en la práctica es ahora lo más importante”.

Robert Pires, ganador de la Copa Mundial de la FIFA 1998, que pasó la tarde jugando con futbolistas de la talla de Andriy Shevshenko, Clarence Seedorf o Dario Simic, se mostró muy positivo sobre las celebraciones de la jornada. “Es muy importante que el nuevo Presidente de la FIFA organice una inauguración como esta en su primer día de trabajo, con antiguos jugadores en el meollo de la acción”, explicó. “Por eso, cuando me llamaron para que viniera hoy a Zúrich, no me lo pensé dos veces”.

“Empezamos una época apasionante”, aseguró la máxima goleadora de Inglaterra de todos los tiempos, Kelly Smith, quien sumó otros goles no oficiales a su cuenta internacional durante este torneo. “Es muy bueno para el fútbol que continuemos avanzando”, afirmó. “Espero que el nuevo Presidente y la FIFA sigan dándole más relevancia al fútbol femenino”.