El Museo del Fútbol Mundial de la FIFA abrió sus puertas al público con una pequeña ceremonia a la que asistieron un centenar de personas. El acto, presentado por Roman Kilchsperger, contó con la sorpresa especial de la presencia de Gianni Infantino, recién elegido Presidente de la FIFA, que se mostró visiblemente feliz por tener la posibilidad de estrenarse en la inauguración del Museo como máximo dirigente del órgano rector del balompié mundial.

“En este lugar se respira y se vive fútbol. Aquí te puedes contagiar del virus del balompié, si es que no lo tienes ya en la sangre. Lo único que importa aquí es el fútbol”, aseguró Infantino en el discurso que pronunció durante el acontecimiento.

Encabezados por Stéphane Chapuisat, el que fuera estrella de la Bundesliga alemana y de la selección suiza, un grupo de jóvenes jugadores del FC Wollishofen, un club local, hicieron las veces de teloneros de los ‘F2Freestylers’, que deleitaron a los presentes con su espectáculo.

Tras la actuación de este dúo de malabaristas del balón ingleses tomaron la palabra el nuevo Presidente de la FIFA y el director del museo, Stefan Jost, para proceder con la inauguración oficial de las instalaciones. Una ronda de intervenciones en la que participaron Mario Fehr, miembro del Consejo de Gobierno del cantón de Zúrich; Norbert Müller, Jefe de Gabinete de la alcaldesa de Zúrich, Corine Mauch; el propio Stefan Jost y Markus Kattner, Secretario General en funciones de la FIFA, completó la parte protocolaria del acto.

Para todos
“Este es un momento muy especial, ya que finalmente podemos abrir las puertas de este fantástico museo para el disfrute de todo el mundo”, aseguró un Stefan Jost que no ocultó su enorme satisfacción. “Este es un museo para todos, porque el fútbol no entiende de clases, culturas o fronteras. Este deporte es un patrimonio cultural de todos”.

El museo invita a los visitantes a embarcarse en un emocionante viaje en el que podrán descubrir fantásticas sorpresas. La reforma del edificio ‘Haus zur Enge’ requirió 20 meses de trabajo, y las obras del interior supusieron un gran reto en el aspecto técnico.

“Con este museo hemos creado un fantástico punto de encuentro para todos los amantes del fútbol y del deporte”, declaró Markus Kattner. “La inauguración llega en un momento ideal y, hasta cierto punto, simboliza un nuevo comienzo”, añadió el Secretario General en funciones de la FIFA en referencia al museo y a las recientes elecciones presidenciales. Por su parte, Mario Fehr, reconocido amante del fútbol, también se mostró entusiasmado: “Este lugar es estupendo y no hace sino enriquecer a la región de Zúrich”.

A lo largo de una superficie de 3.000 metros cuadrados, el museo cuenta con más de mil objetos, 1.400 fotos, 500 vídeos, 60 pantallas y 15 puestos interactivos que brindarán al visitante una experiencia única. Además, el museo dispone, para disfrute del público, de un bar deportivo, un bistró con cafetería y una biblioteca, así como de salas para la celebración de eventos y seminarios.