El trabajo de un oficial de seguridad, ya sea en un torneo de la FIFA o en un partido clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA, es complejo y requiere personas especializadas. En vistas de la necesidad de ampliar su base de profesionales en todo el mundo, la FIFA se puso recientemente en contacto con todas las asociaciones miembro y les pidió que postularan solicitudes de candidatos con el potencial suficiente para ser designados oficiales de seguridad de la FIFA.

Seguidamente, se evaluaron las candidaturas y se eligieron 23 nombres: 16 mujeres y 7 hombres. Los oficiales recién incorporados se reunieron en Zúrich para asistir a un taller de tres días de duración que finalizó el jueves 26 de mayo. En él se les instruyó en las normas y políticas específicas de la FIFA.

“Se trata de un grupo de profesionales de la seguridad experimentados y en activo, pero queremos asegurarnos de que asimilan perfectamente todas las particularidades de este puesto cuando trabajen para la FIFA”, manifestó Ralf Mutschke, Director de Seguridad de la FIFA.

“Además, observamos que existía un desequilibrio severo tanto de sexo como geográfico en nuestra base de oficiales, por lo que pedimos deliberadamente a las asociaciones miembro que postularan mujeres. Es un paso importante en la renovación de la División de Seguridad de la FIFA”, añadió.

Susan Watson, una oficial de seguridad cualificada designada por la Asociación Escocesa de Fútbol, lleva mucho tiempo lidiando con esta desigualdad de género en el Reino Unido, y se muestra feliz por ver una iniciativa que fructifica a nivel internacional. “Es un gran paso adelante”, opinó. “Llevo 24 años en el sector y sé lo difícil que ha sido para mí, sobre todo durante los diez primeros años. Pero, a fin de cuentas, la gente te respeta si sabes hacer bien tu trabajo, si estás preparada, independientemente de cuál sea tu sexo. De eso trata principalmente este curso”.

Del plano internacional al local
La capacitación de oficiales de seguridad se traduce en beneficios que van más allá del ámbito de los torneos de la FIFA. Al familiarizarse con los procesos y normas unificadas de grandes eventos internacionales, los profesionales de la seguridad recién incorporados transmiten este conocimiento a sus respectivas federaciones y los aplican en la organización de partidos de fútbol locales.

“Hay algunos aspectos muy interesantes en los estándares que se adoptan en un torneo de la FIFA, y son lo suficientemente generales y globales como para aplicarlos a nivel local”, explicó Brigitte Biwole, responsable de la ejecución del derecho público en Camerún y a la que la asociación de fútbol del país designa con frecuencia para trabajar en partidos.

Esto se debe a que, por muy a pequeña escala que sea, muchos de los problemas de seguridad propios de una competición local son comparables, en esencia, a los de un gran certamen internacional. Es una cuestión de conceptos. “Tomemos como ejemplo Suazilandia, mi país de origen”, dijo Nosipho Mnguni, participante en el taller.

“Es un país pequeño con problemas que parecen específicos, pero durante el curso he visto muchos procedimientos para la revisión de la seguridad y para interactuar con las distintas partes implicadas que nos serán de gran ayuda en casa, máxime cuando alberguemos partidos internacionales”.

Para Emily Lau, de la Asociación Hongkonesa de Fútbol, este intercambio internacional mejora la atención en un aspecto fundamental de la seguridad en los estadios: la prevención. “Existen numerosas variables, y cuando es un acontecimiento internacional, aún más: el país anfitrión, los estadios, el historial de los equipos participantes... Pero veo mucho énfasis en la idea de prevenir problemas como opción primordial para saber cómo abordarlos. Y esto es válido en cualquier lugar”.