El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, tiene el placer de comunicar que, tras realizar un análisis exhaustivo, el órgano de instrucción de la Comisión de Ética independiente ha resuelto que "no se ha contravenido el Código Ético de la FIFA", fallo aceptado posteriormente por el órgano de decisión después de estudiar todos los pormenores del caso.

Una vez zanjado el asunto, el presidente y la administración de la FIFA seguirán centrando su actividad en desarrollar el fútbol y mejorar la organización. En este sentido, se ha avanzado notoriamente en algunas áreas clave para la entidad, como la identificación y la rendición de cuentas de quienes perjudiquen los intereses del balompié; la mejora del gobierno de la FIFA; la restitución de su reputación y el restablecimiento de la confianza de todas las partes interesadas en este deporte.

Mientras esta importante labor prosigue su marcha, el presidente quisiera dar las gracias a todas las personas que han colaborado con la Comisión de Ética para esclarecer los hechos y lograr que la verdad se imponga.