Tras hacer de su conocimiento el informe presentado por Tokyo Sexwale, presidente del Comité de Seguimiento de Israel-Palestina de la FIFA, y después de realizar una consulta jurídica exhaustiva, el Consejo de la FIFA fijó su postura respecto a la administración del fútbol en los territorios de Cisjordania.

El Consejo de la FIFA conoce los documentos adoptados por los órganos gubernamentales internacionales en lo tocante a las relaciones entre Israel y Palestina, como la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que contiene recomendaciones y no sanciones. No obstante, ha decidido no posicionarse respecto a su contenido.

El Consejo de la FIFA es consciente de que, por motivos ajenos al fútbol, la situación actual se caracteriza por su extremada complejidad y fragilidad, y por determinadas circunstancias de facto las cuales organizaciones no gubernamentales como la FIFA no pueden ignorar ni alterar de manera unilateral.

Dado que establecer el estatus definitivo de los territorios de Cisjordania concierne a las autoridades competentes en derecho internacional público, el Consejo de la FIFA ha convenido en que, de conformidad con el principio general anclado en sus Estatutos, la FIFA deberá preservar su neutralidad en cuestiones políticas.

Asimismo, también se acordó que la injerencia de la FIFA en el statu quo del fútbol en los citados territorios sin el consentimiento de las partes involucradas podría agravar la situación del fútbol, no solo en esa zona, sino también en toda la región afectada, lo cual sería contrario a los intereses del deporte que regula la institución.

Por tanto, el Consejo de la FIFA ha decidido no imponer sanciones u otras medidas ni a la federación israelí ni a la federación palestina, así como abstenerse de solicitar una acción de este tipo a otros órganos de la FIFA. De este modo, la cuestión se considera zanjada y no será objeto de futuras discusiones hasta que haya cambiado el marco jurídico o la situación de facto.

Dicho esto, la administración de la FIFA continuará facilitando la entrada y salida de jugadores, oficiales y equipamiento deportivo de Palestina, así como su circulación dentro de este territorio, aspecto sobre el cual el Comité de Seguimiento de Israel-Palestina de la FIFA ha realizado el grueso de su labor con resultados positivos.