• El español habló sobre su rol como FIFA Legend
  • Valores claves: humildad y trabajo en equipo
  • "Al final, el fútbol es de los futbolistas", dice

El nombre de Carles Puyol está íntimamente ligado a la ciudad de Barcelona. Después de llegar a la legendaria escuela de La Masía con 17 años, el defensor de la melena rebelde acabó convirtiéndose en un emblema del club. No en vano, fue en el Barça donde conquistó multitud de títulos y desarrolló toda su trayectoria profesional.

Quedamos con la FIFA Legend para charlar en exclusiva en la ciudad condal. Puyol llegó después de completar una carrera por la célebre Carretera de les Aigües, un sendero de casi diez kilómetros de longitud que transcurre por las colinas que protegen Barcelona. El mismo camino por el que corría para complementar los entrenamientos durante su gloriosa etapa en activo. Su compromiso por ir más allá después de colgar las botas ya está dando sus frutos.

“Quiero devolver a la sociedad lo que el fútbol me ha dado”, afirma Puyol con solemnidad. “Me hizo el hombre que soy en la actualidad”.

Estos son los valores que convierten a Puyol en una figura clave en el programa FIFA Legends. Este grupo de grandes exjugadores y jugadoras son representantes globales del esfuerzo que hace la FIFA por desarrollar el fútbol y ayudar a fomentar el juego limpio, el respeto, la igualdad, la solidaridad y la paz. El campeón de la Copa Mundial de la FIFA 2010™ es la personificación de todas estas cualidades.

“No todo el mundo tiene la suerte de conseguir lo que conseguí yo”, continúa Puyol. “Sin duda, fueron mis padres y la educación que me dieron quienes me enseñaron a ser fuerte pero justo, además de mostrar humildad por todo lo que uno va cosechando”.

A la pregunta de cuáles son las cualidades que distinguen a un futbolista de máximo nivel, Puyol ensalza el tan repetido mantra del FC Barcelona: ser una pieza más en una máquina bien engrasada.

“Has de dar todo lo que tienes, eso es verdad”, subraya Puyol. “Pero con eso no basta. Tienes que ser parte de un equipo. Y ahí no hay espacio para los egos, ni dentro ni fuera del campo. Solamente puedes conseguir grandes cosas como parte de un equipo. Todos los miembros del equipo han de darlo todo, además de estar en su mejor momento. Sólo así tienes posibilidades”.

Su vida como FIFA Legend
Puyol se ha adaptado rápidamente y de manera muy natural a su nuevo puesto como figura de referencia para los jóvenes futbolistas de todo el planeta. Cuando él habla, los demás escuchan.

Viajó a la India en la antesala de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA y, nada más aterrizar, fue recibido por una multitud de aficionados. La gente le seguía allá por donde iba. La venta de entradas se disparó y, de la noche a la mañana, la Copa Mundial Sub-17 recibió un importante espaldarazo en cuanto a su imagen y estatus, al igual que la cuestión del desarrollo del fútbol en la India.

Sin embargo, la India no ha sido la única beneficiada. Puyol también viajó a Rusia en los prolegómenos de la Copa FIFA Confederaciones para poner el foco en el programa de voluntariado y, de paso, dar las gracias públicamente a la gran cantidad de voluntarios rusos y del resto del mundo, brindándoles así el reconocimiento que tanto merecen. Después, cuando algunos informes insinuaron que el terreno de juego del flamante estadio Krestovsky de San Petersburgo no estaría listo para el partido inaugural, Puyol regresó a Rusia.

Él mismo saltó al césped y, en una rueda de prensa posterior concedida ese mismo día, insistió en que el terreno de juego estaba en perfectas condiciones y que, si fuera necesario, bastarían quince minutos para tenerlo todo preparado. De este modo, zanjó rápidamente, y de una vez por todas, cualquier especulación al respecto. Además, en diciembre de 2016, Puyol viajó a Brasil con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, para asistir al funeral por las víctimas de la tragedia aérea del Chapecoense.

Devolver lo que uno recibe
Durante nuestra charla, jóvenes y no tan jóvenes saludan al ídolo deportivo local desde la acera. Otros le piden un selfi. Puyol, cómo no, está encantado y responde con una sonrisa a sus muestras de afecto.

Además de la alegría y la emoción propias de cruzarse casualmente con una leyenda viva, Puyol aprecia gratitud en sus miradas. Al fin y al cabo, hizo feliz a mucha gente con su fútbol. Y esa gente jamás lo olvidará. Al mismo tiempo, todos ellos valoran también el trabajo que hace el exdefensor por el bien común.

“Al final, el fútbol es de los futbolistas”, sostiene Puyol a la pregunta de cuál es su función en el programa FIFA Legends. “Tenemos mucha experiencia y podemos aportarla toda a la FIFA”.

Si Carles Puyol, un hombre que lo ganó todo en el fútbol, es capaz de darle ahora al deporte rey tantas cosas como le dio durante su prolífica carrera como jugador, es indudable que las FIFA Legends tendrán en él el mejor ejemplo a seguir.