Este domingo llegó a su fin la última edición de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, celebrada en la República de Corea. Inglaterra se proclamó vencedora al superar por 1 a 0 a Venezuela en una reñida final disputada en el Estadio de Suwon.

Tras felicitar tanto a los campeones como a los subcampeones, Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, viajó hasta Seúl, capital del país, para reunirse con diversos representantes de la Federación Coreana de Fútbol en sus oficinas centrales. Felicitó a los organizadores por lo que había sido un "torneo fantástico" y les dio las gracias por su continuo apoyo y su compromiso.

Acto seguido, se desplazó a las oficinas del presidente de la República de Corea, donde fue recibido por Moon Jae-in, recientemente elegido en el cargo. En la conversación que ambos mantuvieron, el mandatario surcoreano dejó patente su pasión por el fútbol, que comparten la inmensa mayoría de sus compatriotas; asimismo, defendió el fútbol como una de las disciplinas deportivas más igualitarias y democráticas, de la que disfrutan países ricos y pobres por igual y que, además, puede contribuir a fomentar las relaciones entre ambas Coreas. Explicó también que el fútbol podría servir de ayuda a países en vías de desarrollo en África y Asia. 

En su conversación con el presidente de la FIFA, Moon Jae-in abordó la posibilidad de que la RDP de Corea (conocida como Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur) pudieran organizar conjuntamente un torneo de la FIFA junto con algún otro país vecino, ya que está firmemente convencido del poder del fútbol para llevar la estabilidad a la región.

Gianni Infantino acogió de buen grado las propuestas de Moon Jae-in y, tras felicitarle por el éxito de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA y alabar la entrega de la Federación Coreana de Fútbol por la perfecta organización del torneo, confirmó al presidente de la República de Corea que tanto él como toda la comunidad futbolística internacional estarán encantados de hacer todo lo que esté en su mano para favorecer las relaciones entre ambas Coreas y para secundar a la República de Corea en sus esfuerzos por ayudar a los países en desarrollo de África y Asia con el fútbol como instrumento principal.