En Yemen, el club Al-Oruba está ayudando no sólo a que los refugiados sirios jueguen al fútbol sino también al desarrollo del fútnol yemení en unas circunstancias muy difíciles.