Esta fue la declaración del Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, tras la reunión del Grupo de Trabajo Israel-Palestina en la Home of FIFA en Zúrich, a los medios de comunicación.