La joven promesa checa nos explica la particular historia de cómo acabó vistiendo la camiseta número 23.