Toda chica que quiera jugar al fútbol debería poder hacerlo. El crecimiento del número de mujeres que practican fútbol es uno de los mayores logros de la FIFA.