Una transferencia tardía obligó al delantero eslovaco a tomar un número poco habitual. Robert Vittek nos lo explica.