Le llaman el gigante dormido del fútbol. Pero la pasión por el balón se está desperezando velozmente en India.