Tras superar el drama del ébola que asoló el país en 2015, Liberia mira hacia adelante y vuelve a sonreir con el regreso del fútbol tras la epidemia y el buen hacer de su selección en su camino a la Copa Mundial de la FIFA 2018.