En marzo de 2015, la IFAB decidió permitir la tecnoclogía portátil en el fútbol. FIFA invitó a la industria a Zúrich para conocer más sobre cómo trabaja el sistema.