A sus 25 años, Aleksandr Kokorin ya sabe lo que es disputar una Copa Mundial de la FIFA y marcar, pero el delantero ruso ambiciona más. Tras su fichaje por el Zenit de San Petersburgo, Kokorin espera seguir creciendo y ser uno de los pilares ofensivos de su club y de su selección ante el gran reto de jugar el Mundial de 2018 en casa.