La mejor futbolista japonesa de la historia, Homare Sawa, elige a las cinco jugadoras con las que formaría su equipo a 5. Una alineación con clara vocación ofensiva.