La organización GOALS utiliza el poder del fútbol para formar a los niños de haití, tanto en materias tradicionales como en usos saludables y sociales, tras el desastre del terremoto de 2010.