Primero fue Jonathan Soriano, el delantero que, tras años en la cantera del FC Barcelona, apostó por el Salzburgo, donde acumula varios títulos de máximo goleador de la liga. Después fue Óscar García. El ex jugador azulgrana asumió el cargo de entrenador del equipo austriaco. Juntos están escribiendo una historia de éxitos en Salzburgo.