La Casa de la FIFA en Zúrich cuenta ahora con una sala destinada a ayudar a que los responsables futbolísticos que acudan de visita se sientan cómodos