1946 fue el año del regreso de las 4 asociaciones británicas a la FIFA. De nuevo, este éxito fue en gran parte posible gracias a las dotes diplomáticas de Jules Rimet, quien encontró dos interlocutores de amplias miras en las personas de Arthur Drewry y Sir Stanley Rous. Ambos se convirtieron en dirigentes de la FIFA posteriormente.

Además, este hecho se festejó con un encuentro entre la selección de Gran Bretaña y una del resto de Europa, disputado el 10 de mayo de 1947. Denominado "el partido del siglo" por la prensa, al encuentro asistieron 135.000 espectadores y los ingresos fueron de 35.000 libras esterlinas. Como muestra de buena voluntad, esta suma se puso a disposición de la FIFA para ayudar a salvar el escollo financiero causado por los largos años de guerra. Los británicos vencieron por 6 goles a 1.

El 4° Campeonato Mundial se celebró en 1950 en Brasil después de 12 años de interrupción. Los dueños de casa cayeron en la final con sus hermanos de Uruguay. Por segunda vez, el trofeo Jules Rimet se exhibiría en Montevideo por otros cuatro años.

Cuatro años más tarde, durante el 5° Campeonato Mundial celebrado en Suiza e inaugurado por Jules Rimet en Lausana, el Presidente de la FIFA, de 80 años de edad, se retiró de su cargo durante el Congreso de Berna. Después de su discurso de despedida, los delegados le ovacionaron en pie durante más de un minuto. Ese 21 de junio de 1954, el Sr. Jules Rimet se convirtió en el primer Presidente Honorario de la FIFA. El "Padre del Campeonato Mundial" entregó al capitán alemán del equipo vencedor Fritz Walter, por última vez, la Copa Jules Rimet.