Apuestas y partidos amañados: ¿cuál es la solución?

La mesa redonda sobre apuestas y partidos amañados, organizada por el CIES el 30 de mayo en Neuchâtel (Suiza), propició un fructífero debate entre expertos en la materia, que hablaron del problema y sus posibles soluciones. La FIFA también participó.

Los casos reiterados nos lo recuerdan: el mundo del deporte no se libra de los tramposos. Mientras que el asunto de los partidos "arreglados" resurge en Italia, y las consiguientes sospechas se ramifican por todo el mundo, el Centro Internacional de Estudios del Deporte (CIES), con sede en Neuchâtel, analizó el pasado miércoles 30 de mayo estas prácticas ilícitas y deshonestas, en el transcurso de una mesa redonda que contó con la participación de numerosos expertos. La FIFA estuvo representada por Marc Cavaliero, responsable de Asuntos Disciplinarios y de Gobernabilidad de la FIFA.

En vísperas del la Eurocopa 2012 y de los Juegos Olímpicos de Londres, la amenaza que representa la manipulación de las competiciones deportivas quedó bien patente para todos los asistentes al debate, que reunió a representantes de organismos rectores del deporte y de entidades de loterías y apuestas, así como a varios protagonistas del mundo deportivo.   

Para Denis Oswald, Director del CIES y profesor de la Universidad de Neuchâtel: "Es esencial que los dirigentes deportivos sigan tratando, tanto formal como informalmente, la lucha contra las apuestas deshonestas e ilícitas, así como la manipulación de las competiciones. Estos problemas plantean una gran preocupación por la imparcialidad del deporte. El CIES y sus socios están decididos a hacer todo lo posible para que el debate sobre las apuestas y los partidos amañados se efectúe en el marco público en beneficio del deporte".

Marc Cavaliero destacó, por su parte, que "la FIFA tiene en funcionamiento gran cantidad de medios para luchar contra esta lacra; a saber: una estrecha supervisión de las competiciones, la colaboración con las organizaciones nacionales e internacionales de policía y también la prevención y la formación especialmente en lo que respecta a jugadores, árbitros, entrenadores y su entorno".

"El fenómeno es muy complicado de controlar, porque la mayoría de las apuestas son ilícitas (80-90% del total) y no se ven afectadas por las legislaciones vigentes en nuestros países", destacó Christophe De Kepper, Director General del Comité Olímpico Internacional.

Según Jean-Luc Moner-Banet, Director General de Loterie Romande (la organización de loterías y apuestas del estado de Suiza), "los partidos amañados se han convertido en una actividad como cualquier otra para las mafias. Para estas organizaciones criminales, se trata de una manera de blanquear y ganar dinero. Algo que no sucede en el caso del blanqueo tradicional, donde siempre se producen pérdidas. Para estas mafias, el deporte es simplemente un medio".

Para poner coto a esta lacra, surgieron varias propuestas de entre los participantes, entre los que se encontraban Pierre Cornu, Consejero Jefe de Asuntos Legales de la UEFA y ex fiscal general de Neuchâtel, y Michel Vautrot ex árbitro internacional.

Para Jean-Luc Moner-Banet, por ejemplo, "habría que legislar, prohibiendo ciertas formas de apuestas derivadas (cantidad de saques de esquina, saques en general, tarjetas amarillas, etc.) y las apuestas en partidos amistosos o de juveniles". Christophe De Kepper se hizo eco del sentir general en su conclusión: "Mientras los gobiernos no tomen conciencia de la gravedad del problema, siempre iremos uno o dos pasos por detrás".