Programa de Asistencia Financiera: Utilización
© FIFA.com

Evolución

Entre 2001 y 2006, los fondos FAP se destinaron sobre todo al desarrollo de infraestructuras, al fútbol juvenil y al desarrollo técnico de las federaciones.

Actualmente las principales tendencias se orientan hacia la financiación del desarrollo técnico, la planificación y la administración, y el fútbol juvenil, como lo demuestra la siguiente comparativa con el año 2010.

El gráfico siguiente muestra la utilización de los fondos FAP en 2010 por confederación, subrayando las diferencias que existen entre las diferentes regiones en términos de necesidades futbolísticas. Cabe notar que la utilización de los fondos para el desarrollo del fútbol femenino queda subsumida en la categoría "desarrollo técnico".

Auditorías

La aprobación, la transferencia y la utilización de los fondos FAP son reguladas por la FIFA a través del Reglamento FAP. La entrega de la totalidad de los fondos anuales está sujeta a condiciones que las asociaciones miembro están obligadas a respetar.

Uno de los pilares de este reglamento es la obligación que tiene cada federación receptora de la asignación FAP de someterse a una auditoría independiente. Esta condición, concebida para inducir a las asociaciones miembro a tomar el camino de la buena gestión financiera y la transparencia, permite igualmente a la FIFA asegurarse de la buena utilización de sus recursos.

En detalle, el Reglamento FAP permite a la FIFA solicitar tres auditorías diferentes a cada asociación miembro:

  • Una auditoría local FAP anual, efectuada por un auditor independiente a quien la FIFA se reserva el derecho de rechazar, concierne la utilización de los fondos FAP.
  • Una auditoría central FAP, provista por la FIFA y elaborada por un auditor central nombrado por la FIFA, concierne a la utilización de los fondos FAP. Esta auditoría es costeada por la FIFA. Cada año, abarca el 10% de las asociaciones miembro beneficiarias.
  • Un informe de auditoria legal de la asociación miembro a cargo de un auditor externo e independiente. Esta auditoría comprende el conjunto de las cuentas de la asociación miembro, y es obligatoria conforme a los estatutos de la FIFA (artículo 43).