Dvorak explica el papel de la FIFA en el control cardíaco
© Getty Images

Tras la parada cardíaca que ha sufrido recientemente Fabrice Muamba, mediocampista del Bolton Wanderers, las revisiones cardíacas en el fútbol han vuelto a convertirse en tema de conversación. Se trata de un asunto que nadie en el fútbol, en ninguna categoría de nuestro deporte, puede tomarse a la ligera, y la FIFA está haciendo todo lo posible por asegurarse de que las revisiones médicas a los jugadores sean las mejores posibles.

Muamba sigue ingresado en el hospital London Chest de Londres, 12 días después de desplomarse sobre el terreno de juego durante la primera parte de un partido de la Copa de la FA contra el Tottenham Hotspur en White Hart Lane. Por suerte, el jugador progresa dentro de la gravedad de su caso.

El profesor Jiri Dvorak, Jefe Médico de la FIFA y Presidente del Centro de Evaluación e Investigación Médica de la FIFA, ha declarado que el organismo rector del fútbol mundial estudiará los casos de futbolistas que han sufrido una parada cardíaca, para conocer las causas de los ataques repentinos, como el de Muamba. El proyecto se presentará en un congreso especial que se celebrará en mayo.

“Hemos invitado a todos los médicos de las selecciones nacionales, para crear una base de datos mundial que contenga todos los casos de parada cardíaca repentina”, ha informado el profesor Dvorak. “Esto nos permitirá analizar los factores de riesgo”.

“Llevamos trabajando en la prevención desde el caso de Marc-Vivien Foe en 2003, cuando reevaluamos la situación. El caso disparó todas las alarmas y nos dedicamos de lleno a encontrar soluciones y hacer todo lo posible para mitigar los factores de riesgo”, prosiguió Dvorak. “En 2005 propusimos efectuar chequeos médicos completos a cada jugador antes de las competiciones. Así se hizo en 2006 en la Copa Mundial de la FIFA y en 2007 en la Copa Mundial Femenina de la FIFA, y todos los equipos accedieron. Después, la FIFA impuso la obligatoriedad de dichas pruebas en sus competiciones”.

“Siempre se puede hacer más”, añadió. “Por ejemplo, recomendamos que los futbolistas de las selecciones nacionales se sometan a evaluaciones médicas antes de los partidos. Cada vez más asociaciones miembros siguen este consejo, pero la calidad sanitaria varía enormemente de un lugar a otro. En el centro de Europa, la calidad es muy alta, pero debemos ayudar a los países menos ricos”.

“Es una situación que analizamos en el primer Congreso Médico hace dos años, en Zúrich, al que invitamos a los médicos de todas y cada una de las asociaciones miembros. Este año, el 23 y el 24 de mayo en Budapest, celebraremos un segundo congreso médico de este género, donde daremos nuevos pasos hacia delante”.

Información y concienciación
A pesar de todas estas preparaciones y precauciones, el profesor Dvorak señaló que es imposible prever todos y cada uno de los accidentes que puedan ocurrir durante un partido de fútbol, y que siempre habrá casos de individuos aparentemente rebosantes de salud que sufran problemas de importancia.

“Ahora, los médicos entienden que existe la necesidad de llevar a cabo chequeos, y se están haciendo”, continuó. “Debemos asegurarnos de que los chequeos sean los apropiados e incluyan un estudio del historial clínico del deportista, seguido de una prueba física y, a continuación, de un electrocardiograma. Ante cualquier sospecha, se efectuará un ecocardiograma. Todo esto disminuirá el riesgo, pero no podemos eliminarlo completamente, que es precisamente lo que ocurrió en el caso de Fabrice Muamba. Desde el primer momento nos hemos mantenido en contacto con el Bolton Wanderers. Vayan para todos ellos nuestros mejores deseos. La recuperación del jugador es una noticia fantástica”.

“Tenemos que asegurarnos de que, cuando se produzca un paro cardíaco sobre el terreno de juego, todo el mundo esté preparado para intervenir de urgencia. Se trata de un asunto muy importante que debatiremos en el congreso médico”, puntualizó el profesor Dvorak.

“En las competiciones de la FIFA se exige que, alrededor del terreno de juego, haya un equipo médico apropiado y un desfibrilador en el estadio. Pero, repito, lógicamente no podemos garantizar que todos los estadios del mundo entero tengan un desfibrilador. De todas formas, queremos que la gente entienda que ese dispositivo puede salvar vidas. Deseamos informar y concienciar a las asociaciones miembros de que esto es absolutamente vital”, concluyó.