Nuevo estudio sobre el fútbol en el Ramadán
© FIFA.com

El deporte rey sigue expandiéndose por todos los rincones del planeta y es practicado por gentes de muy diversa procedencia, entre ellas los musulmanes, que constituyen cerca de un cuarto de la población mundial.

Si bien los jugadores musulmanes no tienen ningún problema en ejercer su oficio durante la mayor parte del año, se enfrentan a una ardua tarea cuando se trata de jugar durante el mes sagrado del Ramadán, a lo largo del cual se abstienen de comer y beber desde que sale el sol hasta que se pone.

El Journal of Sports Sciences, que es una de las revistas académicas punteras en Ciencias del Deporte, publicó hace poco un estudio suplementario acerca del Ramadán y el fútbol, en el que se presentaban las averiguaciones de varios doctores, entre ellos Hakim Chalabi y Yacin Zerguini, que es miembro de la Comisión de Medicina de la FIFA.

El suplemento fue el resultado de una reunión de consenso de expertos destacados en la materia, organizada conjuntamente por F-MARC y por los centros médicos de excelencia de la FIFA sitos en Chahrazed (Argelia) y Aspetar (Qatar). El profesor Jiri Dvorak, Presidente de F-MARC y Jefe Médico de la FIFA recalcó ante los micrófonos de FIFA.com: "Somos conscientes de las inquietudes de jugadores y entrenadores respecto a las cuestiones de salud y rendimiento durante el mes de Ramadán, y nuestra intención es alcanzar un consenso acerca de las recomendaciones prácticas aconsejables".

El suplemento está disponible en http://tandfonline.com/page/rjsp-fifa.

El estudio ha sido publicado apenas unos días antes del comienzo del Ramadán, que este año coincide con el inicio de los Juegos Olímpicos en Londres, donde un buen número de deportistas musulmanes tomarán parte en las competiciones, entre ellas el Torneo Olímpico de Fútbol. FIFA.com se puso en contacto con Zerguini y Chalabi para discutir el estudio, que podría convertirse en una referencia para aquellos futbolistas musulmanes afectados por los inconvenientes de jugar al fútbol durante el Ramadán.

Actuales desafíos
Los futbolistas musulmanes arrostran múltiples retos durante el mes sagrado del Ramadán, pues tienen que adaptarse a una dieta distinta y a una alteración en la rutina del sueño y de hidratación. "Hemos realizado pruebas durante casi 10 años", indicó Zerguini. "El Ramadán presenta numerosos desafíos a los atletas, y el más importante es el del sueño".

"El ayuno cambia la fase cronológica de los jugadores", agregó. "Es importante saber cómo reorganizar el sueño, y luego también es importante sobrellevar psicológicamente los cambios de hidratación y dieta que se producen durante este mes".

El estudio explica las diversas condiciones de los jugadores que deciden ayunar y jugar al fútbol, y el doctor Zerguini cree que esta investigación puede ser una buena referencia para los futbolistas, pero aclara que la decisión de ayunar depende de cada persona. "El propósito no es ayudar a los jugadores a decidir si ayunar o no", explicó. "El principal objetivo era obtener el mayor conocimiento posible para ayudar a los jóvenes atletas a hacer frente a las situaciones".

El estudio también analiza los posibles modos de preparación de los deportistas antes de los partidos durante el Ramadán, y el doctor Zerguini reveló que esas disposiciones dependen de las horas de los entrenamientos y de las condiciones climáticas. "Hay distintas estrategias y cada caso es diferente. Las estrategias dependen de las horas, de si el entrenamiento es por la mañana, a primera hora de la tarde o a última hora. También necesitamos tener más información para organizar el plan según el clima, pues en invierno lo importante es obtener más nutrición y energía, mientras que en verano lo esencial es la hidratación".

Zerguini, especialista de renombre que ha trabajado en los mejores hospitales de Argelia, dio ejemplos de distintos profesionales que juegan al más alto nivel en Europa y no tienen problemas durante el Ramadán. Nuestro interlocutor explicó que las mejores iniciativas para ayunar durante el Ramadán suelen partir del propio individuo. "Esos jugadores rinden bien a su nivel, y cuando ayunan rinden incluso mejor", señaló. "Nosotros hemos discutido la cuestión con esos futbolistas. La respuesta a todas estas cuestiones se halla en los propios jugadores, no en el estudio del metabolismo en general".

Trabas sociales
Si bien ayunar durante el Ramadán no presenta mayores obstáculos en países y sociedades musulmanes, podría suponer un quebradero de cabeza para futbolistas musulmanes que desempeñan su oficio profesionalmente en sociedades no musulmanas. El doctor Hakim Chalabi, ex director médico del París Saint-Germain, cree que los jugadores musulmanes afrontan serias resistencias durante el Ramadán en países de otra confesión. "Normalmente el Ramadán no es mayor problema en países musulmanes, pues los clubes cambian su programa de entrenamiento para adaptarse al nuevo régimen. Los partidos se juegan por la noche, lo cual no supone ningún trastorno a los deportistas de esta religión", explicó Chalabi, que fue jefe médico de la Clinique du Sport, una prestigiosa institución europea especializada en el deporte.

"Sin embargo, los deportistas musulmanes tienen problemas en países no musulmanes, como por ejemplo en Francia e Inglaterra, donde hay un montón de futbolistas mahometanos", añadió. "El hecho de que la rutina diaria de estos jugadores no cambie nada durante el Ramadán, especialmente durante el verano, cuando los días son muy largos, es un gran problema. Con este estudio, decidimos proponer algunas recomendaciones a aquellos futbolistas que ayunen con el fin de reducir el riesgo de lesiones y un mal rendimiento, y de que puedan adaptarse a sus requisitos de hidratación y de sueño", agregó el Subdirector Médico y Director Ejecutivo del Programa Nacional de Medicina Deportiva de Aspetar,  Qatar.

Chalabi mencionó además algunas recomendaciones facilitadas para optimizar el desempeño deportivo durante el Ramadán, y ofreció algunos consejos para jugadores musulmanes que juegan con compañeros no musulmanes en un país no islámico.

"El nivel de alimentación debería cambiar, así como la calidad de la comida, con objeto de adaptarse al ejercicio", apuntó Chalabi, que fue jefe médico de la selección de Argelia en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. "Los jugadores tienen que hidratarse mejor, y la recomendación más importante es hacer una siesta más larga por la tarde a fin de obtener el sueño necesario durante el día".

"Normalmente los jugadores no pueden cambiar la hora del partido o el entrenamiento", observó Chalabi, que trabajó con jugadores musulmanes como Nicolas Anelka durante su estancia en el París Saint-Germain. "No obstante, necesitan hablar con sus nutricionistas para obtener un mayor apoyo y la confianza de sus entrenadores".

Ahmed Hassan, el capitán de Egipto y el jugador más veces internacional en la historia del deporte rey, concordó con el doctor Chalabi respecto al ayuno durante el Ramadán en Europa: "Yo tuve problemas con entrenadores europeos durante el Ramadán", recordó. "Pero cuando vieron que podía ayunar y desempeñar mi función al cien por cien, entendieron que no necesariamente tenía un efecto negativo en mis actuaciones. Más bien al contrario".