Muamba y Blatter, unidos en la lucha contra el paro cardíaco
© Foto-net

Fabrice Muamba visitó la sede de la FIFA el 20 de noviembre de 2012 para mantener una reunión informal con el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, y con el Jefe Médico de la FIFA, el profesor Jiri Dvorak. Muamba, de 24 años, llegó acompañado de Jonathan Tobin y Phil Gartside, respectivamente el médico y el presidente del Bolton Wanderers, el club al que representaba el ex mediocampista cuando sufrió un paro cardíaco el 17 de marzo. Muamba, el Presidente Blatter y el profesor Dvorak conversaron sobre el incidente y analizaron qué se puede hacer para impedir situaciones parecidas.

“Fabrice, qué gusto tenerte aquí en Zúrich”, exclamó el Presidente Blatter mientras abrazaba a Muamba a su llegada a la sede de la FIFA. “Estoy encantado de verte en tan buena forma, y me complace poder hablar contigo para estudiar cómo podemos usar tu experiencia en el futuro”.

El profesor Dvorak informó a Muamba de los antecedentes de las actividades de la FIFA en el tema de la muerte súbita por parada cardíaca (SCD), y explicó que “el fallecimiento de Marc-Vivien Foé por un paro cardíaco repentino en 2003, durante la Copa FIFA Confederaciones en Lyon, fue un golpe muy duro. Desde aquel momento, tomamos medidas para proteger a los jugadores”.

“En tu caso, vivimos un final feliz, un desenlace fantástico. Por eso produjimos un vídeo que presentamos en el Congreso de la FIFA. Después, el Presidente de la FIFA propuso que entregáramos un desfibrilador externo automático (AED) a cada asociación miembro de la FIFA. Esta iniciativa, que aprobó el Congreso de la FIFA, ya está en marcha”.

A continuación, el grupo contempló el vídeo mencionado anteriormente, que explica cómo se salvó la vida de Muamba e incluye comentarios de sus compañeros de equipo y de Howard Webb, el árbitro del ya famoso partido entre el Bolton y el Tottenham Hotspur.

El ex internacional sub-21 de Inglaterra, nacido en la RD del Congo, nunca había visto la película, y parecía incapaz de apartar la vista de la pantalla.

“Posteriormente me he dado cuenta de que el fútbol no se desarrolla sólo sobre el terreno de juego, sino también a su alrededor, y que hay gente que hace un trabajo impresionante”, comentó Muamba. “En mi caso fue el equipo médico. Creo que la situación puso de relieve el hecho de que todo el mundo debe aprender a usar esta máquina”.

Organización, la clave
Tobin, que se encontraba en el terreno de juego aquel día, y cuyo su trabajo resultó decisivo para salvar a Muamba, añadió: “Hay dos ingredientes fundamentales en tales situaciones: tener un AED a mano y contar con gente que sepa usarlo. No parece gran cosa, pero en realidad requiere mucha organización, y ahí es donde la FIFA puede ayudar en el futuro”.

El doctor explicó además por qué el AED es una herramienta tan importante en situaciones de extrema urgencia. “En el calor del momento, en medio del pánico, incluso las personas con una gran formación pueden perder el control”, señaló. “Por eso mismo, estos AED son tan buenos, porque en cuanto los abres, tienes instrucciones muy claras sobre qué hacer con ellos. Puedo asegurarles que, aquel día, en cuanto abrimos el AED, la situación empezó a mejorar".

A pesar de encontrarse recuperado, Muamba ha tenido que abandonar el fútbol, aunque no está dispuesto a desanimarse por ello: “Mi padre siempre me ha dicho: ‘primero los estudios, luego el fútbol’. Seguí su consejo y creo que hice bien. No pude acabar la carrera universitaria cuando empecé a jugar profesionalmente, pero quizás ahora lo consiga”, explicó con una sonrisa. “Lo que tengo claro es que quiero aprender los diferentes aspectos del juego. Lógicamente, con lo que me ha pasado, ahora me parece que cualquier cosa es posible”.

Dvorak está convencido de que se puede extraer algo bueno de aquel incidente: “El suceso concienció a todo el mundo de la existencia de este problema. Creo que, en este aspecto, Fabrice puede desempeñar una gran labor de colaboración con la FIFA”. Muamba respondió de forma muy positiva: “El fútbol une a las personas, relaciona a la gente, y sin duda alguna puede hacer del mundo un sitio mejor e incluso salvar algunas vidas. Por supuesto que estoy interesado en formar parte de ello”.

El Presidente Blatter concluyó ahondando en el mismo tema: “No podemos cambiar el mundo, pero podemos convertirlo en un sitio mejor a través del fútbol; eso es muy verdad. La esencia del fútbol consiste en proporcionar a las personas emociones y esperanzas. Nosotros tratamos de contribuir a ello cada día, y estoy seguro de que Fabrice puede ayudarnos muchísimo”.