Ayuda de urgencia
© AFP

Una de las responsabilidades de la FIFA consiste en contribuir a recuperar la dignidad humana y aliviar el sufrimiento que las crisis o las catástrofes naturales provocan en la gran comunidad del fútbol.

Sin embargo, la FIFA no pretende sustituir a los profesionales encargados de la ayuda urgente cuando se produce una catástrofe natural. Tras la primera fase de emergencia, y siempre que no suponga ninguna molestia para estas instituciones, la FIFA participa en el proceso de rehabilitación de la región afectada, recaudando fondos para reparar o reconstruir las infraestructuras futbolísticas y ocuparse del material deportivo o administrativo destruido o perdido. El objetivo es reactivar las actividades deportivas, en particular entre los jóvenes, para devolverles la alegría del fútbol y la sensación regreso a la normalidad.

Mediante llamadas a la solidaridad y la organización de partidos benéficos, la FIFA recauda fondos entre la comunidad futbolística y pone en marcha sus propios proyectos de ayuda en un marco estrictamente reglamentado por las directivas siguientes:

  • Promover el desarrollo o el restablecimiento de las competiciones y las actividades vinculadas al fútbol.
  • Financiar la reconstrucción de infraestructuras deportivas y terrenos de juego en las escuelas.
  • Brindar aportación financiera en situaciones de crisis.
  • Suministrar equipamientos, uniformes y balones.
  • Ayudar a los niños a superar el trauma con la práctica del fútbol.

 

El tsunami asiático de 2004
La FIFA y la AFC crearon una cuenta bancaria conjunta para reunir las donaciones que aportó la comunidad mundial del fútbol (desde asociaciones y confederaciones hasta clubes y colaboradores), con el fin de ayudar a las asociaciones afectadas por el tsunami. El Fondo de Solidaridad para el Tsunami FIFA/AFC se nutrió de dos donativos: uno de la FIFA (dos millones de dólares) y otro de la AFC (un millón de dólares). La UEFA aportó otro millón poco después y, gracias a varios donativos más de todo el planeta, así como a la recaudación del partido solidario "Football for Hope" disputado en Barcelona el 15 de febrero de 2005, el total recaudado ascendió a 10,55 millones de USD. A continuación se detalla cómo se empleó este dinero en los países damnificados.

SRI LANKA
Fondos concedidos: 3.442.792 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Reconstrucción de infraestructuras para 17 clubes en los distritos afectados (campos, vestuarios, oficinas).
- 2 cursos para entrenadores.
- Reparto de equipamiento deportivo.

MALDIVAS
Fondos concedidos: 1.646.233 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Renovación de infraestructuras (campos de césped artificial y centros técnicos) en Malé y Addu.

INDONESIA
Fondos concedidos: 3.438.508 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Renovación de infraestructuras (estadios, campos de césped natural y artificial, centros técnicos) en la región de Aceh (Sumatra).

TAILANDIA
Fondos concedidos: 1.029.432 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Construcción del Tsunami Memorial Football Centre en Phuket (centro técnico, club social, campos de entrenamiento), que el Presidente Joseph S. Blatter inauguró el 15 de septiembre de 2009.

BANGLADESH
Fondos concedidos: 269.050 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Reconstrucción de infraestructuras en Cox-Bazar y Barisal (campos y oficinas).

LA INDIA
Fondos concedidos: 1.000.298 USD
Principales actuaciones realizadas:
- Reconstrucción de un estadio en la isla Nicobar.

Pakistán
El 8 de octubre de 2005 se produjo un importante seísmo cerca de la ciudad de Muzzafarad, al norte de Pakistán. La FIFA destinó una suma de 500.000 USD para las víctimas del terremoto, a la que deben sumarse los 200.000 USD que aportó la Confederación Asiática de Fútbol (AFC).

Los fondos recaudados permitieron financiar las actuaciones siguientes:

- Centro de entrenamiento de Peshawar (campo de fútbol, oficinas, centro social).
- Reconstrucción del campo de Kunj y las oficinas de Abbotabad.
- Cursillo Football For Hope I (del 28 de agosto al 18 de septiembre de 2006).
- Cursillo Football For Hope II (del 22 de febrero al 13 de marzo de 2007).

Samoa Estadounidense
El 29 de septiembre de 2009 se produjo un seísmo de 8 grados de magnitud en el archipiélago de Samoa, seguido de un tsunami que afectó a Samoa Estadounidense, Samoa y Tonga.

La FIFA, a través del programa Goal, quiso participar en la recuperación del territorio aprobando un proyecto de reconstrucción del centro técnico nacional de Samoa Estadounidense en Pago Pago. Este centro técnico, que incluye un terreno de juego y un centro social, se había construido en 2003, gracias a un primer proyecto Goal.

El Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, inauguró el renovado centro durante una visita a Oceanía, el 14 de enero de 2011.

Chile
El 27 de febrero de 2010 se produjo en las costas de Chile uno de los seísmos más potentes jamás registrados, con más de 8,8 grados de magnitud. El terremoto provocó un tsunami que afectó al litoral chileno.

Para colaborar en la reconstrucción, la FIFA destinó un paquete de ayuda urgente por valor de 250.000 USD. Posteriormente, en marzo de 2010, el Comité Ejecutivo aprobó la asignación de un fondo especial de 1.200.000 USD, a través del programa Goal, para construir un campo de césped artificial con vestuarios en Talcahuano (provincia de Concepción), una de las ciudades más devastadas por el desastre.

Haití
Tras el terremoto que asoló Haití el 12 de enero de 2010, el Comité Ejecutivo de la FIFA destinó un fondo especial de 3 millones de USD para el fútbol haitiano. Asimismo, se enviaron 250.000 USD en ayuda de urgencia y se donaron 379.500 USD a los clubes afiliados a la asociación haitiana.

El fondo servirá para financiar la reanudación del campeonato nacional y la compra de equipamiento deportivo y material para el funcionamiento del centro técnico del país, que se renovará o ampliará gracias al fondo. Finalmente, también se reformará el estadio Sylvio Cator, de Puerto Príncipe, en particular con la instalación de césped artificial.