El Salvador se siente protagonista
© Getty Images

El Salvador, un país poco acostumbrado a grandes gestas futbolísticas, se siente protagonista en los últimos días gracias a la meritoria actuación de su equipo de fútbol playa, que quedó el fin de semana en cuarto lugar en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rávena 2011.

La prensa internacional ha centrado su interés en la gran actuación de un grupo de pescadores, Los Cangrejitos Playeros, que con los colores del país sorprendieron a todos llegando hasta las semifinales de un torneo de selecciones nacionales que la FIFA intenta impulsar poco a poco.

"Estoy muy contento de cómo nos ha ido en esta competición. Nos bastaba con ganar un solo partido, porque jamás habíamos ganado ninguno, y en lugar de eso hemos conseguido un resultado histórico para nosotros y para el pueblo de El Salvador", explicó Rudis González, el entrenador del equipo, tras el torneo.

Hazaña inesperada
El equipo centroamericano acababa de perder 3-2 ante Portugal en la pugna por el bronce, pero consiguiendo una gran hazaña que nadie esperaba, en un torneo donde la simple presencia ya parecía constituir un éxito y un honor.

"Estos muchachos son mi segunda familia, son todos hijos míos. Me alegro muchísimo en primer lugar por ellos, porque han jugado con el corazón y con la máxima entrega posible", subrayó.

Ese partido ante los portugueses era una final de consolación, después de que el equipo cayera en las semifinales por 7-3 ante Rusia, el equipo que terminó siendo el campeón tras ganar 12-8 a Brasil.

Antes, el equipo había dado la sorpresa eliminado en cuartos al equipo anfitrión, Italia (6-5), dejando a la competición sin uno de los grandes favoritos y sin el máximo atractivo para el público local.

En la fase de grupos, los salvadoreños también habían sorprendido, levántandose de la derrota inicial contra los portugueses (11-2) y venciendo después a Omán y Argentina, en ambos casos por 4-3.

Notable progresión
El cuarto lugar conquistado por el equipo en Rávena confirma la progresión del equipo, después de haber participado en las citas anteriores en Marsella en 2008 y en Dubái en 2009, cayendo en ambos casos con tres derrotas, en su llave de la primera fase.

El 'grupo de pescadores', como destacó gran parte de la prensa, llegaba a la cita avalado por su subcampeonato de la zona Concacaf y por años de trabajo, desde que su fundó el equipo nacional en 2004, tras la búsqueda de jugadores de fútbol a once en las islas de La Pirraya y Rancho Viejo.

En el grupo que brilló en Italia destacó Frank Velásquez, máximo anotador del equipo con nueve anotaciones, que le permitieron además quedar tercero en la tabla de principales anotadores y también con un bronce simbólico en la pugna por el Balón de Oro al mejor jugador del torneo.

La Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA, de periocidad bianual desde 2009, tiene prevista su próxima edición en 2013, en Papeete (Tahití), en la Polinesia Francesa.