Las chicas se suman a la moda Roja
© Getty Images

Su clasificación para la fase final de la Eurocopa femenina 2013, que se jugará en Suecia del 10 al 28 del próximo julio, fue histórica y espectacular. Histórica porque hacía 15 años que España no se metía en la máxima competición continental y espectacular por el modo de lograrlo: una agónica victoria en el últimos suspiro de la repesca ante Escocia, segundos después de haber fallado un penal.

Este éxito es el premio a una larga trayectoria de trabajo duro y discreto de muchos sectores y personas empeñados en que la Roja no solo fuese cosa de hombres. Y ahora, por fin, las chicas se unen a la dinámica triunfadora del fútbol español.

“Es un sueño hecho realidad. Fue un partido de infarto, muy complicado en el que pasamos muchos nervios, pero al final se nos cumplió una ilusión de mucho tiempo ¡la Eurocopa!”, dice feliz a FIFA.com Adriana Martín, delantera española.

Muchos cambios
Sin prisas pero sin pausas, el fútbol femenino crece en España. La Superliga de 16 equipos se consolida y las secciones inferiores de la selección triunfan: como ejemplo, los dos campeonatos de Europa de la selección sub-17 que además es colgó la medalla de bronce en la Copa Mundial de Fútbol Femenino Su-17 de la FIFA Trinidad y Tobago 2010.

“Es un milagro lo que se está consiguiendo porque en España rondamos las 25.000 licencias de fútbol femenino y estamos peleando y plantando cara a países donde este deporte tiene una tradición y un arraigo mucho más potente”, asegura Ignacio Quereda, seleccionador de la absoluta a FIFA.com.

“Los cambios en los últimos 15 años han sido muchos. Antes no había casi equipos femeninos en los que empezar, y ahora las niñas sí tiene esa opción. Los entrenadores son más profesionales y están más preparados para nuestra especialidad. Y hay más apoyo institucional”, nos explica Martín, de 26 años, que ha vivido todos esos cambios en carne propia.

Además, en un país en el que tradicionalmente el fútbol es de hombres, la mentalidad está cambiando. “Se nota mucho. Hay más sensibilidad y aceptación hacia este deporte y se están superando ciertas barreras culturales”, afirma el seleccionador. “El fútbol femenino se está normalizando. Todavía oyes comentarios desafortunados, pero lo estamos cambiando. Creo que ayudaría si la prensa nos apoyase aún más, si la liga española femenina fuese televisada. Así tendría más visibilidad y se convertirían en algo normal”, apunta la delantera del Atlético de Madrid.

La salida de algunas jugadoras españolas al extranjero es uno de los factores que ayuda a potenciar la fortaleza de la selección porque aportan mayor madurez y más profesionalismo. “La experiencia fuera te hace madurar y mejorar. Y puedes transmitir ese aprendizaje a tus compañeras. Es muy positivo”, explica Martín, que ha jugado en Inglaterra y Estados Unidos. Pero además, las bases a nivel nacional están mucho más estructuradas y son más sólidas, así los entrenadores de la federación tienen cada vez más y mejores jugadoras entre las que buscar y elegir talento.

Próximos pasos
Aunque todavía hay dificultades. “A veces nos encontramos con trabas por parte de padres para las concentraciones largas de las más jóvenes. Al no ser profesionales, además, debemos hacer concentraciones más cortas para las adultas para no interrumpir trabajos ni compromisos con los clubes”, apunta el seleccionador.

Otro de los pasos que falta es que los grandes clubes españoles creen su sección femenina. Es ya el caso de Atlético, Barcelona, Espanyol o Real Sociedad, entre otros, y afortunadamente, los equipos están cada vez más concienciados e implicados.

Solo hay un miedo: que la dura crisis económica que se está llevando por delante a clubes masculinos modestos no acabe también con la sección más nueva y débil de este deporte en España.

Un empujón
Por suerte, el éxito de la selección está aumentando la popularidad de las chicas y la infartante repesca fue de gran ayuda: “Tuvo muchísima audiencia, y sin duda es un tipo de partido que crea afición. Con la clasificación el bolsillo se habla más de fútbol femenino. Cuando llegue la Euro será el momento de dar lo máximo para hacer la mejor publicidad de este deporte”, propone Adriana.

“La clasificación ha generado mucha expectación y la manera tan dramática en que se consiguió, ayudó a implicar más al aficionado”, corrobora Quereda. “En la Euro queremos disfrutar de una competición que tanto se nos ha resistido. Será una promoción importantísima para que este deporte tenga más calado en el país”.

El reto en Suecia será un Grupo C en el que la Roja competirá con Francia, Inglaterra y Rusia. El grupo es consciente de que el desafío de superar la zona es complicado. “Somos realistas. Claro que queremos llegar lo más lejos posible, pero lo principal es trabajar muy duro cada partido, disfrutar de la competición, y luchar con mucha ilusión, para mostrar al mundo nuestro fútbol y hacer un buen papel”, dice Adriana.

“La clasificación a la Eurocopa es fruto de mucho esfuerzo y trabajo bien hecho. Y augura que el fútbol femenino se va a consolidar en España”, concluye optimista el seleccionador.