Feifel: "Rusia es un gigante dormido"

Ahora que 2012 se acerca a su fin, es un buen momento para pasar revista a lo acontecido y reflexionar sobre lo que el nuevo año nos puede deparar. Para Achim Feifel, el 2012 ha sido un periodo de grandes cambios. El pasado septiembre, después de un septenio entrenando al Hamburgo SV en la liga femenina alemana, decidió marcharse a Rusia para dirigir el equipo del campeón nacional, el FC Rossiyanka.

"Aunque llevo sólo tres meses, ya puedo decir que no me arrepiento de haber tomado esta decisión. Al contrario. Para mí personalmente, ha sido un buen paso para seguir mejorando", nos cuenta en su entrevista en exclusiva para FIFA.com. Feifel no sólo ha tenido que adaptarse a un nuevo idioma y a un nuevo entorno, sino también a una mentalidad completamente distint:. "He tenido que superar grandes obstáculos, pero en general ha resultado una experiencia muy positiva. Ha sido divertidísimo trabajar con este equipo, y la colaboración está dando frutos poco a poco. Las jugadoras han empezado a entenderse enseguida, entrenan con ganas y cumplen bien las indicaciones".

Feifel entró por primera vez en contacto con el fútbol femenino en 1999, como profesor de educación física de la Asociación de Fútbol de Baden-Wuertemberg. En ese estado entrenó a selecciones masculinas además de femeninas. Pero desde entonces se ha mantenido fiel a la modalidad femenina del deporte rey. En 2005 recaló en el Hamburgo SV, donde desarrolló la mayor parte de su carrera hasta su emigración a Rusia. Por eso el entrenador de 48 años sabe de lo que habla cuando compara la Bundesliga alemana con la división de honor rusa.

Riqueza de recursos naturales
"La mayor diferencia radica en la calidad en general. El nivel del fútbol femenino alemán es uno de los más altos del mundo. En Rusia, debido entre otras cosas a las distancias, las estructuras no están tan bien asentadas ni vertical ni horizontalmente", analiza Feifel. "En un país tan gigantesco, la tarea de encontrar y promocionar talentos es mucho más difícil que en Alemania, por ejemplo. Las distancias que hay que recorrer son difíciles de imaginar. Y no digamos para las jugadoras que viven lejos de las ciudades".

En la Clasificación Mundial femenina de la FIFA, Rusia ocupa actualmente el 20º puesto, por detrás de Finlandia. La última vez que las rusas comparecieron en una Copa Mundial Femenina de la FIFA fue en el año 2003; es decir, que no pudieron clasificarse ni para el torneo escenificado en la RP China ni para el de Alemania. El experto estratega no se atreve a vaticinar si Rusia podrá algún día sumarse al coro de las grandes potencias del fútbol femenino.

"En Alemania, el deporte está patrocinado por la Federación. Si nos fijamos en lo que se hace en las categorías inferiores y en cómo se estructura y se organiza la observación en todas las federaciones estatales, es evidente que a un país como Rusia aún le falta un largo trecho por recorrer para llegar hasta ahí. Pero aquí también hay buenas jugadoras; yo tengo algunas en mi equipo. Rusia dispone de grandes reservas de talento, que no se agotarán en mucho tiempo. Es, por decirlo de alguna manera, un gigante dormido", describe Feifel.

"Los espectadores son los que deciden"
Para hacer avanzar el fútbol de las mujeres en Rusia, a su juicio hay que cambiar muchas cosas en el ámbito de las estructuras. También la cobertura mediática, la mercadotecnia y la imagen pública de la disciplina dejan mucho que desear, aunque no sólo en Rusia.

"Los grandes campeonatos sólo serán sostenibles si los clubes empiezan a dedicar más energía a las relaciones públicas y a la comercialización, con el fin de llamar más la atención sobre este deporte. Al final son los espectadores los que deciden. Si los fines de semana sólo vienen a verte 300 personas, seguramente será difícil encontrar muchos patrocinadores", arguye Feifel. "En ese sentido, Alemania va por buen camino. En otros países sigue habiendo grandes problemas en ese terreno".

Con el FC Rossiyanka, sin embargo, Feifel parece haber encontrado el rumbo. El defensor del título ocupa "sólo" el segundo lugar de la clasificación en la liga nacional, pero hay que tener en cuenta que ha disputado un partido menos que el actual líder. Además, en la Liga de Campeones de la UEFA va viento en popa, si bien en cuartos de final le espera un escollo difícil de sortear: el Wolfsburgo alemán. "Está claro que el favorito es el Wolfsburgo, que en los últimos años ha logrado configurar un superequipo con montones de internacionales y dotado de una enorme calidad en todas las demarcaciones. Pero nosotros tampoco somos tan malos. Creo que en este tipo de competiciones eliminatorias definitivamente tenemos algunas posibilidades. Nos prepararemos lo mejor posible para el desafío y trataremos de pasar a la siguiente ronda", concluye Feifel.