Wambach: "Pia entrena con el corazón"

El fútbol femenino rebasó el año pasado unos cuantos hitos, tal y como se puso de manifiesto el pasado lunes en la Gala del Balón de Oro de la FIFA 2012, durante la cual fueron designadas la mejor jugadora y la mejor entrenadora de la disciplina. Las elegidas, Abby Wambach y Pia Sundhage respectivamente, conquistaron juntas el oro olímpico con la selección de Estados Unidos y son, sin duda, dos de las más grandes maestras en sus respectivos oficios.

Sin embargo, los éxitos cosechados al alimón no es lo único que une a Sundhage con sus jugadoras. Eso lo pudieron observar muy bien los espectadores de la Gala, cuando la hasta hace poco seleccionadora de Estados Unidos y actual estratega del equipo femenino de Suecia subió al escenario para recibir el trofeo y entonó un fragmento del tema de Bob Dylan If not for you con la mirada puesta en Wambach y Alex Morgan.

"No me sorprendió que se pusiera a cantar durante su discurso de agradecimiento. Eso es típico de Pia. Ella es así. No sólo es una entrenadora fantástica, como lo prueba esta distinción, sino que también tiene mucho valor. Porque hace falta valor para ponerse a cantar ahí arriba delante de todo el mundo. Ella es como es, da igual quién se le ponga delante", señaló Wambach en elogio de su exseleccionadora en su entrevista con FIFA.com.

"Pia entrena con el corazón"
Sundhage dirigió a las damas estadounidenses en 107 partidos, y a lo largo de los cuatro años que estuvo al frente del combinado de las Barras y Estrellas no sólo ejerció una fecunda influencia sobre el desarrollo de todo el equipo, sino particularmente sobre la trayectoria futbolística de Wambach.

"No sabemos bien la cantidad de cosas que hacía todos los días. Eso es lo que hace de ella la profesional que es. Me encanta como entrenadora. Ha sido buenísima conmigo. En los últimos años me ha enseñado a aprovechar mejor las oportunidades que tenía, que es lo que me permite estar hoy en Zúrich. Pero en realidad yo la quiero más que nada por lo buena persona que es. Entrena con el corazón y siente tanta pasión por este deporte que la contagia. Creo que todas pillamos el bacilo de Pia mientras ella estuvo con nosotras", bromeó Wambach, que con sus palabras quiso resaltar el beneficioso efecto de la estratega sueca sobre su juego. La Gala así lo confirmó: la romperredes de 32 años se impuso en la prestigiosa elección a su compañera de equipo Alex Morgan y a la superestrella brasileña Marta.

"Pia tuvo un tremendo impacto sobre nuestro equipo. Asumió el cargo tras el Mundial de 2007, en el que caímos derrotadas, y estábamos un poco fuera de quicio cuando llegó, pero ella logró serenarnos. Es una gran persona, eso fue lo más importante. Su habilidad como entrenadora de este equipo ha sido, con mucho, la mejor que yo he visto. No lo digo sólo por los resultados, sino sobre todo por la manera en la que supo conjugar las distintas personalidades de la plantilla. Ésa es la mejor prueba de lo buena que es", agregó la Jugadora Mundial del Año 2012.

"No tenemos a ninguna Abby Wambach"
El mismo respeto y agradecimiento por el año que pasaron juntas se reflejan también en las declaraciones de Sundhage, que se mostró tremendamente orgullosa de que Wambach volviera a casa con el trofeo en la maleta. "Me alegro un montón de que Abby haya sido elegida mejor futbolista del año. Me encanta su forma de jugar. Además ella es un excelente ejemplo para el fútbol femenino", afirmó ante el micrófono de FIFA.com la entrenadora en señal de aprecio por su pupila.

En el año 2013, sin embargo, la estratega de 52 años tendrá que prescindir de Wambach. Apenas tres semanas después de su triunfo en los Juegos Olímpicos de Londres, Sundhage anunció su dimisión como seleccionadora del equipo femenino de Estados Unidos para, el 1 de diciembre, tomar las riendas de la selección de Suecia. "Es muy distinto trabajar con el equipo sueco que con el estadounidense. No tenemos a ninguna Abby Wambach, para empezar", apuntó Sundhage riendo. No obstante, la sueca ya ha demostrado en Estados Unidos hasta qué punto está en condiciones de potenciar un combinado nacional, y más ahora con todo lo que ha aprendido de su experiencia en América.

En esa misión cuenta con los parabienes de su exdelantera estelar: "Nos dio pena que se marchara. Pero, como todo en la vida, las personas tienen que seguir su camino. Ella tenía el sueño de entrenar a la selección de su patria. Yo respeto su decisión y le deseo lo mejor".