Fors y los caminos alternativos a la cima
© Getty Images

La vida imita al arte, decía Oscar Wilde, pero la centrocampista sueca Louise Fors utiliza su pasión por el fútbol como un lienzo en blanco en el que expresarse. Las pinceladas de Fors, de hecho, se plasman en forma de pases que rasgan las defensas o de regates serpenteantes que dejan alucinadas a sus rivales.

Fors, que, precisamente, quiere ser algún día directora artística, mantiene unos planteamientos firmes dentro y fuera del campo. “Si tengo un objetivo, voy a por él”, declaró a FIFA.com. “No importa si la gente dice que no puedo o que no debería”. Unos comentarios que dicen mucho sobre alguien que posee un don especial que no siempre encaja dentro del mantra colectivo del mundo del fútbol, tan monocromo a veces.

Un estilo de juego un tanto lánguido podría llevar a engaño tanto a los espectadores como a las jugadoras contrarias, pero Fors posee una habilidad indudable para perforar cualquier defensa con todo un abanico de pases cortos o largos, por no hablar de esa rapidez de pies y ese control del balón que no desentonarían en una cancha de fútbol sala. Si a eso le añadimos un amplio historial de goles desde lejos, sobre todo en lanzamientos de falta, queda claro por qué Fors se ganó en su momento el apodo de “Lolodinho”. 

Y ahora que Suecia se dispone a organizar el mayor acontecimiento futbolístico femenino de este año (la Eurocopa femenina), Fors confía en revitalizar su carrera como internacional. La jugadora de 23 años, sin embargo, está encantada de ir en contra de los convencionalismos si ha de hacerlo para alcanzar sus metas.

Un camino menos transitado
La centrocampista nacida en Estocolmo fue una especie de niña prodigio que debutó en la primera división sueca con sólo 14 años, lo que convierte a Fors, a pesar de su juventud, en una veterana con ocho campañas de experiencia en la Damallsvenskan. Fors ha defendido los colores de equipos punteros como el AIK y, más recientemente, el Linkopings, junto a un montón de jugadoras internacionales locales y foráneas.

La mayoría de las integrantes de la selección de Suecia militan en la liga nacional. Si a eso le unimos sus numerosos fichajes de gran calidad, la Damallsvenskan es, sin lugar a dudas, una de las mejores competiciones del planeta. Fors, no obstante, prefirió evitar la pérdida de forma que conlleva inevitablemente un prolongado parón de pretemporada, y se desplazó a Australia para jugar durante diez semanas con el Western Sydney Wanderers en el estreno en la W-League de este club de reciente creación.

La visita a tierras australianas siguió a una etapa en España hace pocos años en las filas del Espanyol. Tras haber disfrutado de aquella experiencia en Barcelona, Fors se encamina ahora hacia otra ciudad europea de gran tradición futbolística, Liverpool. Después de una temporada decepcionante, el ambicioso Liverpool, que está afiliado al equipo masculino del mismo nombre, está reconstruyendo su plantilla para intentar el asalto a la Women’s Super League inglesa.

Y para Fors, una ocasión para empezar de nuevo tiene su encanto. “Tengo muchas ganas de formar parte de un nuevo proyecto, y con un equipo que está creciendo”, afirmó. “Espero poder ser una jugadora clave para el equipo”.

En Australia, la jugadora conocida en los círculos futbolísticos como ‘Lollo’ vivió un escenario similar (un club nuevo con escasos nombres de relumbrón). “El nivel [de la W-League] me recuerda al de Suecia antes [hace unos años]”, observó Fors. “Algunas jugadoras son muy buenas, y otras jugadoras no están precisamente al mismo nivel”.

“Me encanta esta ciudad y su estilo de vida; es mi estilo”, comentó la sueca mientras tomaba despacio un café, a poco más de un cambio de juego de distancia del precioso puerto de Sydney. “Lo único, que ojalá estuviese más cerca de Suecia, pero espero volver algún día”.

Suecia toma el protagonismo 
En los últimos años, a Fors no le han sobrado las oportunidades para brillar en el ámbito internacional. Fue convocada para la pasada Eurocopa de hace cuatro años en Finlandia, y también participó en la fase de clasificación para la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011™, pero no logró entrar en el equipo que acudió a Alemania.

Ahora, Fors confía en que la nueva seleccionadora, Pia Sundhage, la mire con otros ojos, después de que la flamante Entrenadora del Fútbol Femenino de la FIFA 2012 haya tomado el relevo de Thomas Dennerby al frente de las Blagult.

“Esperemos que ahora, con la llegada de Pia, vuelva a disponer de una nueva oportunidad”, aventuró Fors, que goza de una amplia experiencia en las selecciones suecas de categorías menores. “Tenemos una buena selección, aunque no tantas jugadoras con mis cualidades; no tantas zurdas”.

Fors, además, se siente mucho más preparada para los rigores del fútbol internacional que cuando debutó como una novata de 18 añitos. “Físicamente estoy mejor”, aseguró. “Además, ahora me ejercito mucho más por mi cuenta”.

Un dato elocuente, acorde con su carácter, es que a Fors no le preocupa estar fuera del centro de atención de la selección nacional. “Eso no va con mi personalidad. Si tengo un sueño, lo persigo”, concluyó.