Sita Sangaré : "Hay que trabajar con las bases"
© FIFA.com

El señor Sita Sangaré, elegido este año Presidente de la Asociación Burkinabe de Fútbol (FBF), visitó la sede de la FIFA el martes 3 de julio y se entrevistó con el Presidente Joseph S. Blatter. En conversación con FIFA.com habló sobre sus objetivos para los años venideros y sobre los medios necesarios para alcanzarlos. 

Tras su elección a la presidencia, acaecida el 10 de marzo de 2012, el antiguo Presidente de la sección de fútbol de la USFA (Unión Deportiva de las Fuerzas Armadas) ha acometido una serie de tareas, entre las que se incluyen la formación de las jóvenes generaciones y el refuerzo de los campeonatos nacionales. Su objetivo principal consiste en mejorar las actuaciones de la selección nacional de Burkina Faso en los próximos retos.

Señor Sangaré, ¿cuál es su objetivo como nuevo Presidente de la asociación de su país?
La elección se produjo al poco de concluir la Copa Africana de Naciones 2012, donde no tuvimos un rendimiento especialmente brillante. Hay que entender que en nuestro país se habían generado grandes expectativas, pues contamos con un excelente grupo de jugadores. La eliminación prematura del equipo se vivió como una pequeña tragedia. De ahí que nuestro objetivo sea construir una selección nacional competitiva en el plazo más breve posible.

¿Es el único objetivo?
No, evidentemente no perdemos de vista el objetivo principal de toda asociación, que es el de promover el desarrollo del fútbol. Hay que trabajar con las bases y disponer de una buena política para afrontar el relevo generacional. Ya hemos puesto manos a la obra en este sentido y rápidamente hemos reorganizado la gestión administrativa del combinado nacional, con la creación de una Dirección Técnica Nacional.

¿Existen otras formas de progresar?
Sí. Somos conscientes de lo importante que resulta contar con un buen campeonato, motivo por el que acabamos de ponerlo en marcha de nuevo. De momento, todo funciona correctamente. Además, el nuevo director técnico nacional debe elaborar una política de formación. Por otra parte, una misión de la FIFA ha visitado Uagadugú con motivo de un curso del programa PERFORMANCE, y deseamos que, a partir de la temporada 2012/13, empiece a funcionar un campeonato sub-15 y otro sub-17. Se trata de una cuestión particularmente importante, debido a que, si no se produce el relevo generacional, no tendremos a largo plazo una selección nacional con garantías.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrenta la Asociación Burkinabe?
Tenemos problemas de organización, que poco a poco vamos subsanando. Pero está también la eterna cuestión de la falta de medios. Por mucha voluntad que le pongamos a nuestro trabajo, sin medios cuesta mucho avanzar. Con la FIFA exploramos las vías a nuestra disposición, y buscamos también formas de financiación. Para ello, vamos a contratar a un responsable de financiación y a un encargado de comunicación, dedicados a encontrar patrocinadores con los que mejor promover el fútbol del país.

¿Cómo se explica que los resultados que cosecharon las selecciones sub-17 y sub-20 en 2001 y 2003, respectivamente, no dieran lugar a una explosión del fútbol de Burkina Faso?
La generación de los sub-17 de 2001 y sub -20 de 2003, que obtuvo excelentes resultados en las Copas Mundiales de sus respectivas categorías, estaba basada en los centros de formación. Hay que señalar que algunos de aquellos jugadores, como Saidou Panandetiguiri o Daouda Diakite, forman parte actualmente de la absoluta. Pero aquella política no tuvo continuidad, y además no existían campeonatos para las categorías inferiores. Se trata de una situación que ahora queremos remediar. Es preciso que los centros de formación existentes participen en estos campeonatos y que se vinculen a los clubes.

¿Sigue creyendo que la clasificación para Brasil 2014 es posible?
Burkina Faso no se ha clasificado nunca para la Copa Mundial de la FIFA. Es algo que deseamos fervientemente, por la publicidad que supondría para nuestro fútbol y para el país. Pero hay que ser realistas: el objetivo inmediato se cifra en clasificarse para la próxima Copa Africana de Naciones. Es una cita a la que acudimos con regularidad desde hace años, y creo que la gente se tomaría a mal que no hiciéramos todo cuanto estuviera en nuestra mano para acceder a la competición. Ahora bien, si conseguimos clasificarnos para Brasil 2014, desde luego no vamos a renunciar a tamaña oportunidad.