Geiger, a la búsqueda de nuevas experiencias
© Getty Images

Alain Geiger visitó la FIFA este miércoles 24 de octubre. El ex internacional suizo nacido en Uvrier, que cumplirá 52 años el 5 de noviembre, se ha convertido en un entrenador trotamundos, tras una carrera de jugador transcurrida esencialmente en Suiza.

Hace apenas unas semanas, Geiger ocupaba el banquillo de un equipo saudí, el Al Ittifaq de Dammam, pero a sus directivos “les faltó paciencia”, según sus palabras. “El club había rubricado una buena temporada pasada. Sumamos 6 puntos en 6 partidos, y estimaron que no era suficiente. Pero no deja de haber sido una experiencia muy buena”, añadió.

El técnico helvético, quien reconoce que le gusta “moverse, descubrir otros pueblos y otros tipos de fútbol”, busca ahora un nuevo destino; tal vez una selección africana. “Sería una experiencia diferente, con más tiempo para organizar las cosas”, precisó. El ex defensa espera poder valerse de sus experiencias recientes en ese continente; especialmente en Argelia (ES Sétif y JS Kabylie) e incluso en Egipto (Al Masry Club).

“En Argelia viví una situación bastante excepcional. Recalé en el Kabylie, y jugamos la Liga de Campeones africana. Se sortearon los grupos de la liguilla, y quedamos encuadrados en el grupo del Al Ahly y el Ismaily, dos equipos egipcios. Ahora bien, todavía estaban muy recientes los incidentes que siguieron al partido de desempate [clasificatorio para el Mundial] entre las selecciones de Argelia y Egipto. Puedo asegurar que fue una situación tensa”, explicó.

Por otro lado, también puede ser de mucha utilidad su pasado como jugador. “En África hay unas ganas tremendas de aprender del otro. Yo participé en un Mundial, por lo que las expectativas en torno a mí eran enormes. Para ellos, constituye una experiencia y una vivencia de la que desean ser partícipes”.

Hay que recordar que Geiger formaba parte de la selección suiza que regresó a la Copa Mundial de la FIFA en 1994, tras 28 años de abstinencia. Un recuerdo imborrable… “Teníamos una generación espléndida y un gran seleccionador; fue todo un logro para nosotros. Por encima de todo, se trata de defender la camiseta de tu país. Y luego, jugar el partido inaugural contra el país anfitrión… Es algo que sigue estando ahí; son emociones extraordinarias”, recordó emocionado.

El ex jugador de equipos suizos punteros como el FC Sion, el Servette de Ginebra, el Grasshopper de Zúrich y el Neuchatel Xamax no se arrepiente de nada en su carrera, durante la cual pudo conocer a “gente estupenda y a una región excepcional en el Saint-Etienne”, ganar títulos a mansalva en Suiza (4 ligas y 4 Copas), y obtener un montón de bonitos recuerdos. “Mi gran motivo de orgullo es haber ganado la liga Suiza con cuatro clubes diferentes. Pero cada título es diferente, en función de la región”, resumió.

Geiger, cuya pasión por el balompié sigue visiblemente intacta, a la búsqueda de nuevas experiencias “humanas y deportivas”, vino a la FIFA para conocer mejor lo que hace el organismo rector del fútbol mundial en materia de desarrollo. “Creo que el desarrollo del fútbol forma parte del oficio de entrenador. No siempre es algo compatible con la voluntad de los directivos, que quieren resultados inmediatos. Sin embargo, hay que pensar en la juventud, en transmitirle cosas”, aseveró. Y desde aquí le deseamos que pueda seguir transmitiéndoselas durante mucho tiempo…