Hungría y Bulgaria jugarán a puerta cerrada
© AFP

La Comisión Disciplinaria de la FIFA notificó este 8 de enero de 2013 a la Federación Húngara de Fútbol (MLSZ) y a la Unión Búlgara de Fútbol (BFU) las sanciones impuestas por esta comisión en la sesión del 20 de noviembre de 2012.

Después del amistoso entre Hungría e Israel, disputado el 15 de agosto de 2015 en Budapest (Hungría), FARE (Fútbol contra el racismo en Europa), la Congregación religiosa israelita de Viena y el Centro Simon Wiesenthal comunicaron a la FIFA que un grupo de seguidores había entonado cánticos antisemitas y exhibido símbolos ofensivos.

Al término de una cuidadosa investigación, durante la cual la MLSZ reconoció y lamentó el comportamiento de un grupo de aficionados húngaros, los miembros de la Comisión Disciplinaria de la FIFA acordaron por unanimidad condenar el aberrante episodio de racismo, antisemitismo y de naturaleza provocativa y agresiva que cometieron los hinchas de la selección nacional húngara.

Tras tener en cuenta las circunstancias del caso y en particular la gravedad de los incidentes, la comisión decidió que el próximo partido en casa de la selección húngara en el marco de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ (Hungría – Rumanía, programado para el 22 de marzo de 2013) se disputará sin espectadores. Asimismo, la comisión resolvió imponer a la MLSZ una multa que asciende a 40 000 CHF.

El árbitro y el comisario del partido entre Bulgaria y Dinamarca de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, disputado el 12 de octubre de 2012, comunicaron que en el minuto 7 se arrojaron bengalas al campo y que el jugador danés Patrick Mtiliga fue blanco de insultos racistas por parte de un grupo de aficionados búlgaros cada vez tocaba el balón tras entrar en el terreno en el minuto 54.

En el minuto 73, el comisario de partido habló con el cuarto árbitro y se advirtió a los aficionados locales a través de los altavoces. A pesar de que el público se calmó, las ofensas racistas se siguieron escuchando hasta el final del encuentro.

Tras instruir el procedimiento disciplinario el 17 de octubre de 2012, la Comisión Disciplinaria de la FIFA examinó los informes de los oficiales, de FARE y la postura de la BFU.

La comisión resolvió que las acciones ofensivas, denigratorias y discriminatorias de un reducido grupo de hinchas búlgaros eran vergonzosas y suponían una clara violación del Código Disciplinario de la FIFA (CDF). Además, los artefactos incendiarios que se arrojaron al campo amenazaron seriamente la seguridad de los espectadores y no pueden tolerarse.

En suma, tras tener en cuenta las circunstancias del caso y en particular la gravedad de los incidentes, la comisión decidió que el próximo partido en casa de la selección búlgara en el marco de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ (Bulgaria – Malta, programado para el 22 de marzo de 2013) se disputará sin espectadores.

Asimismo, la comisión resolvió que, debido a los incidentes registrados, no bastaba la multa mínima estipulada en el art. 58, apdo. 2 del Código Disciplinario de la FIFA y, por tanto, impuso una multa de 35 000 CHF.

Se ha advertido a la MLSZ y a la BFU que, en caso de reincidencia en el futuro y si tales actos de índole racista volviesen a repetirse, la Comisión Disciplinaria de la FIFA no tendría otra opción que imponer sanciones más severas, que implicarían la pérdida por retirada, la deducción de puntos o la descalificación de las selecciones en la competición. Las costas procesales correrán por cuenta de la MLSZ y la BFU.

La FIFA condena firmemente toda forma de racismo en el fútbol y no tolerará ninguna forma de discriminación, que será sancionada severamente por las autoridades competentes de la FIFA.

De acuerdo con el artículo 67, apdo. 1 del CDF, la asociación anfitriona es responsable de la conducta impropia de los espectadores, sin que se le impute una conducta culpable. El artículo 58 del CDF –que también se aplica indistintamente a la conducta culpable– estipula claramente las sanciones mínimas que puede imponer la FIFA en el caso de comportamiento discriminatorio.

De conformidad con el artículo 96, apdo. 1 del CDF, se puede presentar todo tipo de prueba; en el apdo. 3 del mismo artículo figura una lista no exhaustiva de las pruebas admisibles.

La comisión desea hacer hincapié en que, mientras que las infracciones disciplinarias se procesan de oficio, todo individuo puede denunciar a los órganos jurisdiccionales conductas que considere contrarias a la reglamentación de la FIFA. (art.108, adpos. 1 y 2 del Código Disciplinario de la FIFA).