Biografía del Presidente
© AFP

Joseph S.Blatter
Suiza

Fecha de Nacimiento
10 marzo 1936

Lengua materna
Alemán

Otros Idiomas
Francés, Inglés, Español, Italiano

Lugar de residencia
Zurich, Suiza

Miembro del Ejecutivo de FIFA desde
1998

Ocupación
Presidente de la FIFA

Biografía
Joseph S. (Sepp) Blatter nació el 10 de marzo de 1936 en la ciudad suiza de Visp, cerca del famoso Matterhorn. Realizó sus primeros estudios en los Colegios de Sión y St. Maurice, donde cursó el bachillerato, y culminó luego su carrera universitaria con la licenciatura en Economía y Administración de Empresas en la Universidad de Lausana, en la facultad de Derecho (HEC). Joseph Blatter tiene una hija.

Actividades deportivas

  • Futbolista de 1948 a 1971 (jugó en la 1a División de aficionados en Suiza)
  • Miembro de la Dirección del club Neuchâtel Xamax de 1970 a 1975
  • Miembro del Club Panathlon (club de funcionarios deportivos)
  • Desde 1956 miembro de la Asociación Suiza de Periodistas Deportivos
  • Desde 1999 miembro del Comité Olímpico Internacional (COI)

Carrera Profesional
Joseph S. Blatter fue elegido octavo Presidente de la FIFA el 8 de junio de 1998, sucediendo en el cargo al Dr. João Havelange (Brasil). Con esta victoria obtenida en el 51° Congreso de la Federación Internacional en París, Francia, Blatter, quien había prestado sus servicios a la FIFA en diferentes puestos durante 23 años, alcanzó la máxima posición del fútbol internacional.

Joseph S. Blatter comenzó su carrera profesional como Jefe de Relaciones Públicas de la Oficina de Turismo del Cantón de Valais, Suiza. Posteriormente, en 1964, asumió el puesto de Secretario General de la Federación Suiza de Hockey sobre hielo y más tarde se dedicó a las actividades periodísticas y de relaciones públicas en el sector del deporte y la industria privada. En calidad de Director de Relaciones Públicas y Deporte de Longines S.A. participó en el cronometraje y la organización de los Juegos Olímpicos de 1972 y 1976, incorporándose así a la escena deportiva internacional.

En el verano de 1975 inicia su trabajo en la FIFA como Director de los programas de desarrollo a fin de concretar los proyectos que el Presidente de la FIFA Dr. João Havelange había concebido en este sector. Fue entonces cuando comenzaron a definirse los planes de diversas competiciones y programas de capacitación que constituyeron las piedras fundamentales de los campeonatos mundiales en las categorías de edad de menores de 17 y 20 años, así como de los campeonatos mundiales femenino y de futsal, competiciones que hoy día constituyen una parte vital de las actividades internacionales de la FIFA.

En 1981, el Comité Ejecutivo nombró al políglota Blatter Secretario General de la FIFA y en 1990 le confirió los poderes de Director Ejecutivo (CEO). Bajo su dirección se han organizado nada menos que cinco Mundiales (España 1982, México 1986, Italia 1990, EE UU 1994 y Francia 1998). Desde su elección como Presidente de la FIFA en 1998, Joseph S. Blatter ha supervisado también el desarrollo satisfactorio de la Copa Mundial 2002, el acontecimiento deportivo más grandioso y complejo realizado hasta la fecha, con Corea y Japón como anfitriones. Además, desempeñó junto a su predecesor Dr. João Havelange un papel muy importante en las negociaciones de los contratos de televisión y mercadotecnia para la comercialización de los mundiales de fútbol hasta el año 2006.

Motivado por el apoyo directo y por un interés evidente de varias asociaciones nacionales de todas las confederaciones, tomó a fines de marzo de 1998 la decisión de ponerse a disposición de estas asociaciones nacionales para la candidatura a la elección del Presidente de la FIFA en el Congreso de 1998. El 29 de mayo de 2002 en Seúl se reeligió a Joseph S. Blatter para un segundo mandato como Presidente de la FIFA. El 31 de mayo de 2007, el 57º Congreso de la FIFA celebrado en Zúrich, Blatter fue reelegido para su tercer mandato. El 1 de junio de 2011, el suizo volvió a ser elegido para un cuarto mandato en el marco del 61º Congreso de la FIFA.

Política
Joseph S. Blatter, uno de los protagonistas más versados de la diplomacia deportiva internacional, se ha puesto completamente al servicio del fútbol, la FIFA y la juventud. El Comité Olímpico Internacional, consciente de los logros del Sr. Blatter, le eligió miembro del Comité (n° 104) en la sesión n° 109 celebrada el 20 de junio en Seúl.

Gracias a su labor de décadas en diversos sectores del fútbol mundial, posee la experiencia y la amplitud de miras necesarias para afrontar con éxito los futuros retos del fútbol. Para lograr sus objetivos desea establecer una moderna y permanente red de comunicaciones con la que sea posible la incorporación de los principales protagonistas del fútbol - jugadores y jugadoras, entrenadores y entrenadoras, árbitros y árbitras - al proceso de adopción de decisiones, así como la colaboración estrecha con todos los componentes del fútbol organizado, o sea, las confederaciones, las asociaciones nacionales, ligas y clubes, y, asimismo, el fomento de un diálogo con los socios económicos, sociales, culturales y políticos.

Una Escuela de Vida
Para el Presidente de la FIFA, el fútbol - deporte de equipo por excelencia - significa "educación, formación de carácter, espíritu de lucha, además de respeto mutuo y disciplina". Aunado al espíritu de la deportividad, el fútbol deberá contribuir a un mejor entendimiento entre los pueblos de la tierra. "El fútbol es también espectáculo y entretenimiento y ejerce una atracción única en los medios de comunicación. Inspira a artistas y crea numerosos puestos de trabajo, pero, el fútbol, ante todo, es pasión y emoción, es movimiento que motiva, es el juego más popular y el más polémico. Se comprende así perfectamente que su máxima sea "EL FÚTBOL PARA TODOS - TODOS PARA EL FÚTBOL".

Particularmente en regiones que padecen una desventaja económica, el fútbol hace nacer la esperanza de un progreso social. Joseph S. Blatter tiene el firme propósito de que, a través de conocimientos técnicos e investigación científica, el fútbol haga una valiosa y duradera aportación al bienestar público y logre así desempeñar una función de suma importancia en la sociedad.

Debido a su gran éxito, el fútbol se encuentra en el centro de atención de numerosos intereses económicos. El Presidente asume el deber de mantener este deporte como un juego, con todas sus facetas humanas. El equilibrio por establecer entre todos los diversos elementos significa para él "un desafío permanente y su máximo objetivo".

Preservando el rostro humano del fútbol
Durante muchos años, Joseph S. Blatter ha participado en numerosos proyectos humanitarios, en consonancia con su firme creencia de que el fútbol tiene una responsabilidad que cumplir frente a la sociedad.

Joseph S. Blatter fue el alma máter de la sociedad con Aldeas Infantiles SOS, iniciada en 1994. Esta organización gestiona más de 130 aldeas para niños en todo el mundo, y se beneficia del apoyo financiero y material de la FIFA.

Tras su elección como Presidente en junio de 1998, Joseph S. Blatter se alió con la organización de Naciones Unidas UNICEF, con la cual lanzó la campaña "Puro fútbol, pura esperanza", antes de embarcarse en la campaña más reciente con UNICEF, iniciada el 20 de noviembre de 2001, "Diga Sí por los niños", una campaña mundial que pretende concienciar al mundo sobre los derechos de la infancia. Por primera vez en la historia, una Copa Mundial se consagró a una causa humanitaria, bajo el lema "Diga Sí por los niños".

Además, contribuyó en un proyecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en favor de África, denominado "Erradiquemos la polio en África". Blatter también presta su apoyo a los campos de refugiados, facilitando equipamiento deportivo. Por último, tanto él como la FIFA luchan tenazmente contra la explotación infantil. Por ese motivo, la FIFA, bajo su presidencia, firmó un código deontológico con la Organización Mundial del Trabajo de Naciones Unidas. Además, el Presidente Blatter es miembro del Consejo de la Fundación Mundial de antidopaje, como representante de la IOC en esta importante entidad que lucha contra el dóping.