Blatter: "El fútbol moldavo, en buenas manos"

El Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, concluyó el jueves 20 de septiembre una visita de dos días a la capital de Moldavia, Chisinau, en la que se reunió con las autoridades gubernamentales y futbolísticas del país. Es la tercera vez en diez años que el Presidente de la FIFA acude a Moldavia.

El primer día, Blatter tuvo la oportunidad de tratar la situación del fútbol moldavo con los dirigentes de la Asociación Moldava de Fútbol (AMF), que encabezan el Presidente Pavel Cebanu y el Secretario General Nicolai Cebotari. El Presidente de la FIFA felicitó a la AMF por el excelente trabajo de desarrollo que se está llevando a cabo en Moldavia, a pesar de los desafíos económicos que afronta el país.

En la reunión se habló del tercer proyecto Goal de la FIFA, consistente en una ampliación del centro técnico y actualmente en fase de tramitación, así como de la lucha contra el amaño de partidos. Blatter recalcó que este último es un problema global que la FIFA se toma muy en serio, y explicó que el organismo rector del fútbol mundial trabaja en estrecha colaboración con la INTERPOL y la EUROPOL para combatirlo.

Durante el segundo día, Blatter fue recibido por el Presidente de Moldavia, Nicolae Timofti, quien le hizo entrega de la Orden de Honor, distinción estatal de alto nivel. Timofti confesó ser aficionado al fútbol, e hizo hincapié en las excelentes relaciones que mantiene con la Asociación Moldava. También mencionó que el gobierno está trabajando conjuntamente con los organismos deportivos para construir un nuevo estadio nacional en Chisinau.

Aquí el fútbol está en buenas manos.
Joseph Blatter

El Presidente de la FIFA pudo reunirse asimismo con el Primer Ministro, Vladimir Filat, quien recordó su compromiso personal en el combate contra el amaño de partidos, algo que ha afectado a varios clubes moldavos, y su voluntad de efectuar los cambios legislativos necesarios para reforzar las opciones de respuesta. Filat puso los valores del fútbol —respeto, disciplina y solidaridad— como ejemplo para la sociedad, e indicó que la solidaridad dentro de la familia del fútbol es la mejor manera de hacer frente a esta lacra.

Blatter coincidió plenamente con el Primer Ministro, y dijo que, además del apoyo de la policía y de los órganos judiciales, la solidaridad internacional dentro del fútbol es el punto más crucial para erradicar el amaño de partidos. Y añadió que la FIFA impulsará la creación de una campaña internacional entre los futbolistas para promover este concepto de solidaridad y juego limpio.

Las dos reuniones sirvieron para poner de manifiesto el respaldo gubernamental de que dispone el fútbol de Moldavia. “Aquí el fútbol está en buenas manos”, declaró el Presidente de la FIFA.

Por último, Blatter fue recibido por Su Eminencia Reverendísima Vladimir, Obispo Metropolitano de Chisinau y de toda Moldavia, con el que intercambió impresiones acerca de los paralelismos entre fútbol y religión. Ambos se habían encontrado ya en mayo de 2009, cuando el Presidente de la FIFA recibió la distinción “Esteban el Piadoso, Grande y Santo” en la Catedral Ortodoxa de Chisinau.