Hace ocho años la FIFA lanzó el programa Football for Hope, que utiliza el deporte más popular del mundo como herramienta para provocar un cambio positivo en la vida de los jóvenes. A través de él se ha proporcionado financiación, equipamiento y formación a lo largo y ancho del planeta para ayudar a las personas a marcar la diferencia en sus vidas. Desde 2005 esta iniciativa ha colaborado con más de 250 programas en más de 60 países, abordando cuestiones como la educación sobre el VIH/SIDA o la resolución de conflictos.

Con el objetivo de crear un legado social tangible para Sudáfrica 2010, en 2007 la FIFA lanzó la campaña "20 Centros para 2010". Su propósito era crear 20 centros Football for Hope para fomentar la educación, la salud pública y el fútbol por todo el continente. La importancia de este legado queda patente por el hecho de que muchas comunidades de África siguen afrontando serios problemas sociales.

Con la inauguración oficial del Centro Football for Hope de Alexandra, Sudáfrica, país organizador de la Copa Mundial de la FIFA 2010™, la FIFA está a punto de completar esta campaña de legado regional. Pero la historia no acaba ahí.

Como resultado de la iniciativa, los centros ya han logrado mejorar la educación y los servicios sanitarios de más de 70.000 jóvenes provenientes de comunidades desfavorecidas en 16 países de África. De hecho, cientos de miles de chavales se beneficiarán de ellos en los años venideros, lo que demuestra el poder del fútbol en términos de desarrollo social.

"Antes de que el centro Football for Hope abriera sus puertas, veía chicos simplemente dando vueltas por la calle", declaró un orientador de la escuela sanitaria de uno de los centros Football for Hope. "Pero desde que se construyó, no hay tantos niños merodeando. El centro es un lugar donde pueden acudir a aprender a mantenerse sanos y seguros. Algunos vienen a que les ayudemos con las tareas escolares, otros a jugar, a hacer manualidades o a aprender a jugar al ajedrez, así que la clínica se ha convertido en algo más que un simple centro de salud".

El orgullo de la comunidad                        
La implicación y la colaboración de la comunidad es crucial para el éxito y la sostenibilidad de los centros. Desde el primer paso se ha contado con las comunidades locales a lo largo de todo el proceso, incluido el diseño arquitectónico de las instalaciones, su construcción y, siempre que ha sido posible, la participación de la población activa local y los programas de formación. Más de 600 instructores han recibido formación para ejecutar los programas y se ha contratado a dedicación completa a 60 gestores, educadores y personal sanitario.

Cada centro está compuesto por un edificio con distintas salas para proporcionar educación no académica y servicios de salud pública, espacio para oficinas, espacio común para las reuniones de la comunidad y una pequeña cancha de césped artificial.

"La FIFA es vehemente cuando se trata de utilizar la popularidad del fútbol para mejorar las vidas de los jóvenes", afirmó Joseph S. Blatter, presidente de la FIFA. "A medida que el fútbol se convierte en una fuerza económica y social cada vez más grande en el mundo, es vital que garanticemos que el deporte rey desempeñe su función en la construcción de un mundo mejor para todos".

Los 20 centros están ubicados en Bujumbura (Burundi), Bamako (Malí), Santiago (Cabo Verde), Cape Coast (Ghana), Mamfe (Camerún), Addis Abeba (Etiopia), Lubumbashi (DR del Congo), Nairobi (Kenia), Kigali (Ruanda), Iringa (Tanzania), Manica (Mozambique), Windhoek (Namibia), Ramotswa (Botsuana), Luveve (Zimbabue), Maseru (Lesoto), Khayelitsha, Alexandra, Qwaqwa, Mogalakwena, Edendale (Sudáfrica).

Puede conocer más detalles sobre este proyecto en el documento PDF adjunto.