Durante la guerra civil que asoló al país, se plantaron en Camboya más de 10 millones de minas antipersona, que infundieron el terror entre la población. Esas insidiosas armas siguen entrañando todavía hoy una gran amenaza para quienes transitan por su territorio. A pesar de todo, la esperanza cunde en esta nación de 14 millones de habitantes, gracias, entre otros factores, al abono del fútbol.

La organización Spirit of Soccer imparte cursos de fútbol y al mismo tiempo previene a niños y jóvenes sobre los peligros de las minas y explosivos sin detonar diseminados aún por su territorio. En la provincia de Battambang, al norte de Camboya, una de las regiones más afectadas por este problema en el mundo, el proyecto echó a andar hace unos años.

Después de casi un decenio de actividad en Bosnia-Herzegovina, Spirit of Soccer ha decidido dedicar toda su atención a Camboya. La iniciativa utilizará el deporte más popular del planeta como medio de transformar los campos de minas en campos de fútbol.

Spirit of Soccer es uno de los 27 proyectos adicionales que sustenta el movimiento Football for Hope como parte del compromiso de la FIFA con la responsabilidad social. FIFA TV y FIFA.com ofrecen una estampa viva de la organización en este vídeo.