Todo el que haya asistido a una competición de la FIFA y disfrutado de ella en los últimos años dará fe de la labor indispensable que desempeñan los voluntarios. Estos héroes anónimos que, sonrientes y amables, se mueven entre bambalinas no suelen recibir el homenaje que se merecen. Sin embargo, durante la Gala del Balón de Oro de la FIFA 2014 su inmensa contribución quedó reconocida con el Premio Fair Play de la FIFA.

El galardón reconoce y fomenta el espíritu del juego limpio y la deportividad en el deporte rey y, como manifestó el Secretario General de la FIFA, Jerome Valcke, nadie exhibe ese espíritu mejor ni de forma más sistemática que los voluntarios de las competiciones.

"Esos miles de personas notables se han convertido en un ejemplo para todos nosotros", declaró Valcke en su discurso de homenaje a los ganadores del premio. "Dedican su tiempo y su energía a ayudarnos a ofrecer los mejores Mundiales posibles. Aportan entusiasmo y simpatía a nuestras competiciones. Hacen especiales nuestros torneos. Sin estas personas inspiradoras no seríamos capaces de organizar nuestras competiciones en todo el mundo".

Entre los ganadores anteriores del Premio Fair Play de la FIFA, que nació en 1987, se cuentan aficionados de clubes y de selecciones nacionales, así como asociaciones y jugadores individuales. En la última edición, el premio se concedió a la Asociación Afgana de Fútbol.