Josep Guardiola ganó el premio al Entrenador Mundial de Fútbol Masculino 2011 por primera vez en su carrera. El entrenador del Barcelona, que levantó 5 de los 6 títulos disputados el año pasado, se llevó el máximo galardón posible a nivel individual. Analítico y humilde como siempre, Pep habló para FIFA.com minutos después de haber recibido su premio.

Felicidades Sr. Guardiola, ha sido una gran noche para el Barcelona, que obtuvo varios reconocimientos, además del suyo por supuesto…
Lo fue el año pasado y en éste hemos vuelto a tener una participación importante. Es un poco una causa-efecto, si ganas títulos vienen los reconocimientos individuales. Al final hemos sido afortunados porque conseguimos esos premios y también estamos satisfechos por recibir tanta felicitación por cómo hemos jugado. Esperemos seguir en ese camino para vivir más noches como la de hoy.

¿Le parece paradójico recibir reconocimientos individuales para un equipo que se precia en el colectivo?
Obviamente es una gran alegría, pero uno no se hace futbolista o entrenador por eso, sino para disfrutar del juego, llevar a la práctica una filosofía, tratar con los jugadores. Y luego, claro, eventos como estos dejan una buena imagen para el futbol y entre todos debemos alimentarla para que el deporte siga creciendo.

Además, como usted mismo lo dijo, no es la primera vez que el equipo es reconocido por sus éxitos…
No es fácil, cada vez te quieren ganar más, cada vez te conocen más y tú tienes que esforzarte más, pero tenemos que seguir trabajando lo mejor posible y mantener las metas lo más altas posibles para seguir ganando.

Tanto sus jugadores como usted son jóvenes, ¿siente que es el inicio de una era de dominio blaugrana?
En el futbol el éxito de un equipo pende de un hilo. Parecería que porque hemos ganado en el pasado y somos muy jóvenes esto va a perdurar pero hay que ir con mucho cuidado. Crear algo muy bueno y fuerte es complicadísimo. Perderlo resulta mucho más fácil.

Además, ganar no es cosa segura, como lo muestra el empate de ayer de su equipo ante el Espanyol…
No es necesario el partido de ayer para darse cuenta de que la competencia es cada vez más fuerte. Pero nosotros vamos a seguir intentándolo, por lo menos eso. Ganando no lo sé, pero intentándolo seguro.

Mañana, ¿despertará con una sonrisa en el rostro o la mente puesta ya en el siguiente partido?
No hay mucho tiempo para disfrutar, si estuviera en vacaciones podría regodearme en esto, pero no en este momento. De aquí a dos tres días hay otro encuentro, después otro. Este es un pequeño parón que nos viene bien para el fútbol y para la imagen de nuestro club, pero hay que seguir.