La estrella de la Gala del Balón de Oro de la FIFA, Lionel Messi, no perdía su característico gesto tímido pero no podía evitar que le chispearan los ojos con su premio en la mano. El argentino lucía una espléndida sonrisa minutos después de recibir su premio en Zúrich mientras atendía a FIFA.com.

Es el primer jugador después de Michel Platini que consigue tres Balones de Oro consecutivos, ¿qué siente?
Es un orgullo poder conseguir tres y además consecutivos, es difícil uno y mucho más tres. Soy muy feliz y lo disfruto como el primero

Se lo ha dedicado muy especialmente a Xavi, pero ¿no le parece que va a dejar de pasarle balones para ver si él logra arañar alguno?
¡No! Él ya ha dicho muchas veces lo que piensa sobre mí, y yo lo que pienso sobre él. Los dos nos necesitamos mutuamente y tenemos una relación de amistad que va más allá de cualquier premio.

Tres premios siendo tan joven. ¿Hemos visto al mejor Messi ya? ¿Qué nos queda por ver?

Ojalá pueda seguir rindiendo de esta manera, conseguir más títulos a nivel de equipo que es lo principal como yo digo para estar en estas ocasiones tan lindas también. Quiero lograr cosas con mi selección y mantener el mismo nivel.

¿Es precisamente la selección argentina la espina que tiene clavada todavía?

Sí, me encantaría conseguir un título con la selección y ojalá se me pueda dar.

¿Y que le queda por mejorar?
Como dije, seguir manteniendo el nivel. Es la quinta vez que tengo la suerte de estar presente en esta Gala y ojalá puede venir más veces.

¿Alguna vez soñó de pequeño tanto en tan poco tiempo?

La verdad que no. Soñaba con jugar en primera pero no imaginaba nunca que me iban a pasar todas estas cosas.

Hoy se ha encontrado con grandes estrellas a las que seguramente admiraba de pequeño. ¿Cómo es eso de verse ahora siendo el jugador al que todos quiere pedir un autógrafo?
(Se sonroja) yo solo quiero seguir jugando y seguir disfrutando de este deporte, de este equipo que tenemos, y esperar que no se corte la racha.

¿El próximo reto en 2012?

Volver a conseguirlo todo otra vez, como cada año que empieza. Pero sabemos que cada vez es más difícil.