El lunes, en la Gala del Balón de Oro de la FIFA, se entregó por segunda vez en la historia el premio al Entrenador del Año de la FIFA en fútbol femenino. Norio Sasaki, el seleccionador nacional del combinado femenino de Japón, se impuso a los otros dos aspirantes finales al premio, la entrenadora de Estados Unidos, Pia Sundhage, y el técnico de la selección femenina francesa, Bruno Bini, y se convirtió así en el digno sucesor de Silvia Neid.

Sasaki ha disfrutado de un año 2011 inolvidable. El entrenador, de 53 años, condujo a Japón hasta un triunfo sin precedentes en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Alemania 2011™, donde las suyas desplegaron un bonito fútbol ofensivo y terminaron por derrotar a Estados Unidos en la tanda de penales que decidió la gran final. De esta manera, las Nadeshiko se ciñeron su primera corona mundial.

Tras la ceremonia de la Gala, Sasaki concedió una entrevista en exclusiva a FIFA.com, en la que se refirió a los mejores momentos de su carrera hasta la fecha y confesó el orgullo que sentía por haberse hecho acreedor de tan importante galardón.

Señor Sasaki, acaba de ganar el título de Entrenador del Año de la FIFA en fútbol femenino. ¿Qué siente en estos momentos?
Me siento muy honrado. Me siento muy agradecido tan sólo por el hecho de encontrarme aquí, en este acto tan maravilloso, al que también han invitado a mi familia. Estoy muy emocionado y muy feliz. Además, haber recibido el premio simplemente es abrumador.

Usted ganó la Copa Mundial en 2011. ¿Describiría este momento como otro gran logro en su carrera?
Por supuesto. Ganar el Mundial supuso una gesta fantástica, para nosotros y para Japón. Pero ahora, este reconocimiento por parte del mundo del fútbol constituye además un reconocimiento a nuestro coraje y a nuestra forma de hacer las cosas. Tengo muchas ganas de transmitirlo a todo Japón, la nación entera estará muy feliz. 

¿Qué opina de que Homare Sawa se haya proclamado mejor jugadora del mundo?
Es la mejor. Lleva con nosotros desde que yo empecé a entrenar a la selección nacional femenina en 2008. Confío totalmente en su habilidad y su talento, y esta fe se ha confirmado este año. Sawa se convirtió en capitana del equipo desde el momento en el que ocupé el cargo en la selección femenina, y eso la ha sometido a una gran presión. Pero ha estado magnífica en el juego y en su responsabilidad como capitana, que ha cumplido de forma admirable. Admiro su arrojo y su capacidad como futbolista. Ella me ha hecho lo que soy actualmente y se lo agradezco enormemente.

Por último, ¿qué objetivos se ha fijado para 2012?
Desde 2008 nuestro principal objetivo ha sido ganar el Mundial y triunfar en los Juegos Olímpicos al año siguiente. Ningún equipo lo ha conseguido todavía. Por lo tanto, ésa es nuestra meta y, con el esfuerzo de todas las chicas, lo vamos a lograr en 2012.