El cantautor Olly Murs, apasionado seguidor del Manchester United, saltó a la fama cuando quedó en segundo lugar en el Factor X británico. Ahora, tras la publicación de su nuevo disco Right Place, Right Time, se encuentra en la cresta de la ola.

El actual número 1 de las listas de éxitos del Reino Unido, al igual que el Manchester United en la Premier League, se reunió con FIFA.com para hablar de su amor por los Diablos Rojos, de lo mucho que deseaba de adolescente convertirse en el nuevo David Beckham, y del Balón de Oro de la FIFA.

Señor Murs, hemos oído que es usted seguidor del Manchester United, y muy apasionado por cierto...
Soy fanático seguidor del United desde siempre. Tengo un palco en el estadio y un abono de temporada. Mi padre también es del Manchester y David Beckham es uno de mis grandes ídolos, lo que contribuyó a mi pasión por el club desde pequeñito. Cuando era joven, y como también tengo el pelo rubio, quería convertirme en otro Beckham; una razón más para mantener mi afición al club, una afición que ha seguido creciendo.

Entonces, Beckham ejerció una gran influencia sobre usted cuando era joven…
Beckham era mi ídolo. Quería parecerme a él, jugar como él, tener una novia como la suya... Creo que todos los chavales tienen ídolos, especialmente si juegan al fútbol. Deseaba hacerme profesional, pero no era demasiado bueno.

¿Jugaba mucho al fútbol?
Mucho, desde siempre. Jugaba al fútbol semiprofesional en un club de mi ciudad, que se llama Witham Town [actualmente en la octava categoría del fútbol inglés], en el grupo de los reservas, aunque a veces entré en el primer equipo. Era delantero, marcaba goles, me lo pasaba en grande.

¿Cuándo empezó a ir a los partidos del Manchester United?
En el primer partido al que fui debutó Henrik Larsson, porque comprar entradas para el United costaba mucho y, para un chaval de Essex como yo, viajar a Manchester no era fácil. Tampoco tenía dinero para permitírmelo. Creo que jugaron contra el Aston Villa, y Larsson marcó su primer gol para el equipo. ¡Qué gran día! Luego, Old Trafford me pareció alucinante y estar en él, la mejor experiencia del mundo. Sé que incluso los aficionados al fútbol que odian al Manchester dicen que en ese estadio se respira un ambiente diferente. Es increíble, un lugar especial para ver un partido de fútbol.

¿Y qué le parece ver los partidos por televisión?
Los partidos en directo por la tele me parecen fenomenales: ver desde tan cerca a esos deportistas en pleno movimiento con el físico que tienen, cómo controlan y pasan el balón, con qué visión juegan, o cómo pueden saltar el campo desde el banquillo y cambiar completamente el curso de un encuentro… Se lo recomiendo a todo el mundo.

¿Qué partido considera el mejor de todos los que ha visto?
De los que he visto en persona, puede que el choque entre el Chelsea y el Manchester United de la pasada temporada, que se saldó con empate a 3-3. No suelo tener la posibilidad de ir a los encuentros de la Liga de Campeones, además cuesta mucho encontrar entradas, sobre todo para la final. Sin embargo, aquel en concreto resultó un partido increíble entre dos de los mejores equipos del país.

Usted ha participado en varios partidos benéficos. ¿Le han servido de alguna forma para cumplir su sueño de jugar profesionalmente?
Sí, es fantástico tener la oportunidad de jugar en Old Trafford y pisar el mismo césped que todos los grandes del United, encontrarte en el mismo vestuario y todo lo que eso comporta. Es una de las mejores cosas que he hecho jamás.

Me parece que también compartió el terreno de juego con algunas figuras impresionantes.
Tuve la oportunidad de jugar contra [Zinedine] Zidane, [Ryan] Giggs, Larsson, [Rafael] Van der Vaart, [Jens] Lehmann, Roy Keane, Clarence Seedorf y Jaap Stam. Y además formé equipo con Ole Gunnar Solskjaer, Dwight Yorke, Andy Cole y Lee Sharpe, algunos de mis ídolos y magníficos ex profesionales.

La concesión del Balón de Oro de la FIFA está ya a la vuelta de la esquina. ¿Quiénes cree que han sido los mejores jugadores y entrenadores del año?
En eso, mi opinión les parecerá bastante parcial, porque, para mí, Cristiano Ronaldo ha sido el mejor jugador del año, por los goles que ha marcado con el Real Madrid y por los récords que ha batido. De manera que me decanto por él en la lista de jugadores. En cuanto a los entrenadores, supongo que los de siempre, aunque no se puede olvidar lo que Roberto Di Matteo hizo la temporada pasada. Sin embargo, destacaría sobre todos a Jurgen Klopp, por cómo ha levantado el Borussia Dortmund y lo que está consiguiendo con él. Lógicamente, [Roberto] Mancini y [José] Mourinho han hecho un gran trabajo, pero elijo a Klopp, porque ha convertido un club con un presupuesto muy limitado en toda una potencia en Europa, y su equipo es mi favorito para ganar la Liga de Campeones esta temporada.